martes, 2 de agosto de 2016

13:31:00
CIUDAD DE MÉXICO, 2 de agosto.- Esta madrugada fue asesinado a tiros el Presidente Municipal de Huehuetlán El Grande, Puebla, José Santamaría Zavala. Las primeras versiones consignadas en medios locales señalan que el Edil, emanado del Partido Movimiento Ciudadano, viajaba en un vehículo particular sobre la carretera que conecta a la comunidad de El Aguacate cuando le dispararon desde otro vehículo. En menos de diez días tres alcaldes han sido ejecutados en distintos estados del país. Desde el inicio de la guerra contra el narcotráfico en el sexenio del panista Felipe Calderón Hinojosa [2006-2012] se contabilizó la muerte de al menos 38 alcaldes y en la actual administración del Presidente Enrique Peña Nieto suman al menos 17.


Los informes policiales señalan que la autoridad municipal viajaba en una camioneta y alrededor
de la unidad se localizaron cartuchos percutidos, los cuales fueron recabados por autoridades
ministeriales para iniciar las investigaciones.

En septiembre de 2015, el alcalde sufrió un atentado dentro de su domicilio en un supuesto robo a
casa habitación; los delincuentes lo golpearon y robaron un millón de pesos en efectivo.

Además hurtaron una camioneta del Ayuntamiento de Huehuetlán, la cual fue abandonada en
campos de cultivo.

La Fiscalía General del Estado no ha emitido información alguna.

El recuento

El número de alcaldes asesinados durante el periodo del ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa alcanzó los 38, y con la ejecución del Presidente Municipal de Huehuetlén El Grande ya son 17 en la administración de Enrique Peña Nieto, de acuerdo con distintos recuentos realizados en la prensa y por organizaciones civiles.

Esto significa que la estrategia, si la hay, para evitar que la máxima autoridad civil en los municipios sea alcanzada por el crimen organizado no ha funcionado.

Aquí el recuento:

Durante 2013, primer año de Gobierno de Peña Nieto, hubo ocho asesinatos.

–El Mandatario Municipal electo de San Pedro Totolapan, Epigmenio Rafael Aragón Luis, fue asesinado el 5 de diciembre, a menos de un mes de la fecha prevista para su toma de posesión.

–El 7 de noviembre Ygnacio López Mendoza, Presidente Municipal de Santa Ana Maya, Michoacán, fue secuestrado, torturado y asesinado por el crimen organizado, de acuerdo con información de la AALMAC.

–Everardo Hugo Hernández Guzmán, Edil electo de San Andrés Cabecera Nueva, Oaxaca, fue asesinado en septiembre, en inmediaciones del municipio de Santa Cruz Xoxocotlán.­

–Gerónimo Manuel García Rosas, Alcalde del municipio de Aquila, Veracruz, fue asesinado el 22 de julio por el segundo comandante de la Policía Preventiva de la entidad.

–El 5 de junio, el primer Edil de San Miguel Tilquiápam, Oaxaca, Celestino Félix Vásquez Luis, fue asesinado a unos pasos de la puerta de su casa a un costado del mercado municipal.

–José René Garrido Rocha, presidente municipal de San Salvador el Verde, Puebla, murió a balazos luego de que supuestos delincuentes ingresaran a su domicilio para robar el pasado 20 de abril.

–Feliciano Martínez Bautista, Edil de San Juan Mixtepec, Oaxaca, fue emboscado y asesinado el 24 de marzo mientras transitaba por las inmediaciones del municipio de Juxtlahuaca.

–El cuerpo del Edil del municipio de Urique, Chihuahua, Leobardo Díaz Estrada fue hallado decapitado dentro de automóvil, el 8 de febrero.

Para 2104 en el país se registró el deceso de dos ediles.

–El 22 de marzo el Alcalde de Tanhuato, Michoacán, Gustavo Garibay García fue asesinado mientras salía de su domicilio. Durante meses, el Alcalde contó con protección federal que le otorgó el gobierno de Felipe Calderón por lo que era custodiado permanentemente por agentes de la Policía Federal, sin embargo al inicio del mandato de Enrique Peña Nieto, al igual que a otros alcaldes de la región del Bajío se les retiro la vigilancia.

–Cinco meses después, el 4 de agosto, el Alcalde del municipio de Ayutla, en el estado de Jalisco, Manuel Gómez Torres fue asesinado a balazos en su rancho por un grupo del crimen organizado.

–Guanajuato registró un hecho inédito el 23 de junio de 2015 cuando el presidente municipal electo por el PVEM en el municipio de Jerécuaro, Rogelio Sánchez Galán, fue ejecutado por un comando de sicarios que viajaban en un camioneta.

–En ese mismo mes José Alfredo Jiménez, Alcalde de Santa María Chimalapa, Oaxaca, fue asesinado el día de las elecciones federales intermedias.

-El 2 de enero de este año la Alcaldesa perredista de Temixco, Morelos, Gisela Mota Ocampo fue asesinada de cuatro balazos en la cabeza por un grupo armado, un día después de tomar protesta como presidenta municipal.

–Juan Antonio Mayen, Alcalde de Jilotzingo, Estado de México, fue asesinado la mañana del 22 de abril de 2016 junto a dos de sus escoltas. Iba por una carretera del municipio de Naucalpan.

Durante el Gobierno de Felipe Calderón, cuando empezó la llamada guerra contra las drogas, el 6 de diciembre de 2006, 100 presidentes municipales sufrieron atentados y cerca de mil 100 funcionarios fueron víctimas de ataques, según cifras dadas a conocer en enero por la Asociación de Autoridades Locales de México (AALMAC).

De los seis años del Gobierno calderonista, el 2010 destaca como el año más violento con al menos 13 ediles ejecutados. (Sin Embargo / El Universal)