lunes, 12 de agosto de 2019

21:36:00
MÉRIDA, Yucatán, 12 de agosto de 2019.- Al conmemorarse 100 años de la visita del doctor Hideyo Noguchi a México y a Yucatán, académicos, investigadores y autoridades encabezadas por la titular de la Secretaría General de Gobierno (SGG), María Fritz Sierra, refrendaron su deseo de seguir profundizando los lazos de amistad con Japón, la tierra natal del científico cuyas aportaciones en el campo de la medicina sentaron un precedente aún vigente en la entidad.

Desde el auditorio del Centro de Investigaciones Regionales de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) que lleva el nombre del ilustre científico, la funcionaria destacó que el noble propósito que lo llevó a realizar estudios sobre el germen de la fiebre amarilla en los laboratorios del hospital "Agustín O’Horán", le valió un reconocimiento Honoris Causa por parte de la, en ese entonces, Escuela de Medicina y Farmacia.

Ante el presidente de la Asociación Médica de Japón, Yoshitake Yokokura, y a nombre del Gobernador Mauricio Vila Dosal, Fritz Sierra subrayó que, sumado a los numerosos beneficios que significa este Centro de Investigaciones para nuestra sociedad, el nombre del laureado doctor representa también un punto de contacto con la nación nipona.

Yoshitake Yokokura, presidente de la Asociación Médica del Japón; Edgardo Bolio Arceo, director del Implan; María Fritz Sierra, secretaria General de Gobierno; el Embajador de Japón, Yasushi Takase; el rector de la UADY, José de Jesús Williams; la directora del Centro de Investigaciones Regionales "Dr. Hideyo Noguchi", Matilde Jiménez Coello; y el Representante de la Sociedad Hideyo Noguchi de Nueva York, Shunichi Homma.

A la fecha, desde este lugar se realizan estudios de alto nivel orientados a beneficiar y mejorar nuestro entorno físico y social, todo ello a partir de una semilla que el doctor Hideyo Noguchi sembró hace 100 años. Las y los yucatecos debemos sentirnos agradecidos con la obra que llevó a cabo en nuestra tierra y que permanecerá por muchos años más, enfatizó la secretaria General.


Por su parte, el embajador de Japón en México, Yasushi Takase, manifestó su beneplácito por continuar estrechando lazos de amistad con nuestro país en diversos sectores. Recordó que a lo largo de la historia ambas naciones se han ayudado mutuamente en momentos difíciles, vínculo que se refuerza desde 1888, cuando firmaron un tratado de colaboración que enmarcó el establecimiento de relaciones diplomáticas.


Además de la fiebre amarilla, el Dr. Hideyo Noguchi contribuyó a investigar los patógenos de la neurosífilis, la leptospirosis, la enfermedad de Carrión, la poliomielitis y el tracoma. 

En su turno, el rector de UADY, José de Jesús Williams, agregó que el trabajo que el doctor Noguchi desempeñó en Yucatán sigue inspirando la formación de nuevas generaciones de jóvenes científicos, rigurosos con aplicación innovadora del conocimiento para la institución y la sociedad.

Durante los últimos 43 años, continuó, dicho Centro se ha caracterizado por una intensa actividad de investigación científica tanto en el campo de la salud como el de las ciencias sociales y humanidades, que impactan positivamente en la atención de retos que rebasan las fronteras regionales y del país.

Enlace de la Embajada de Japón en México sobre anécdotas de las relaciones entre México y Japón.

El homenajeado llegó a Yucatán en 1919, a finales del brote de la fiebre amarilla que era generada por plagas de mosquitos, e identificó con éxito el virus de la leptospirosis, mismo que descubrió durante su estancia en Ecuador.

Williams destacó que el Dr. Noguchi se distinguió por una enorme capacidad de transmitir sus hallazgos en forma sencilla; el idioma nunca fue obstáculo. Sus aportaciones al conocimiento de las causas y el diagnóstico de varias enfermedades infecciosas son un referente mundial. Además, sus cuatro libros son lectura obligada en las escuelas de Medicina japonesas.

“El día de hoy, la más alta representación de Japón en México, así como la comunidad médico- japonesa se unen a la UADY para conmemorar un evento de particular importancia en la vida de nuestro estado, nuestra institución y comunidad científica, celebramos la fortuna de haber recibido en Mérida y que médicos de nuestra escuela de medicina hayan compartido la extraordinaria experiencia de trabajar a un lado de un hombre tan especial, de gran sencillez y solamente comparable con el rigor científico de su trabajo”, enfatizó.

 El Excelentísimo Embajador de Japón en México, Yasushi Takase, agradeció la hospitalidad de los yucatecos con el Dr. Hideyo Noguchi.

En su turno, la Directora del Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi”, Matilde Jiménez Coello, recordó que el Dr. Noguchi llegó a México desde Nueva York en el año de 1919, posteriormente, viajó a Yucatán para apoyar a la comunidad médica de aquella época porque había un importante brote de fiebre amarilla, uno de los grandes temas que al doctor nipón le apasionó abordar.

Por su parte, el Excelentísimo Embajador de Japón en México, Yasushi Takase, afirmó que la relación entre su país y Yucatán está marcada por el legado del Dr. Hideyo Noguchi, quien sentó las bases para el desarrollo académico, que hoy ubica a la entidad como polo de investigación científica.

Señaló que las relaciones de amistad entre México y Japón datan de 1609, con el naufragio del galeón "San Francisco" frente a las costas de Onjuku en su camino de regreso de las Filipinas a la Nueva España.

El diplomático agradeció la hospitalidad de los yucatecos, ya que el Dr. Hideyo Noguchi fue recibido con esa misma cordialidad y calidez, y recordó que fue ayudado por el Dr. Otilio Villanueva durante los cuatro meses que permaneció en Mérida.

Al concluir la ceremonia, las autoridades presentes realizaron sendas ofrendas florales ante la escultura del distinguido galeno japonés. (Boletín Gobierno del Estado / Fotos UADY)

0 comentarios:

Publicar un comentario