jueves, 18 de abril de 2019

15:45:00
MÉXICO, 18 de abril.- Ante la polémica desatada por la firma del memorando con el que canceló la reforma educativa, el presidente Andrés Manuel López Obrador reivindicó el sustento jurídico a partir de sus facultades, que le permiten velar por la justicia, e instó a los inconformes a acudir a los tribunales. La justicia está por encima de todo. Si hay que optar entre la ley y la justicia, no lo piensen mucho, decidan siempre en favor de la justicia, sostuvo.

Foto: Archivo

Se jactó de desatar el debate: Quise mandar este mensaje claro y la verdad que lo logré. Si bien tenía la opción de impulsar una reforma a las leyes secundarias del artículo tercero constitucional con los votos asegurados, quise que se conociera con mucha claridad nuestra postura, porque no es sólo un asunto jurídico, es un asunto político; se dañó mucho a la sociedad, se dañó mucho al magisterio con la mal llamada reforma educativa.

Durante la conferencia matutina, López Obrador recordó su compromiso de cancelarla, y es lo que estoy haciendo para que no quede ninguna duda de la posición de su gobierno. Consideré conveniente dictar, escribir este memorándum. O sea, nada de indefiniciones. Resaltó que no llegó al cargo por la parafernalia del poder, para que nos quemen incienso o nos estén alabando, sino para transformar al país: Ésta es la Cuarta Transformación.

–¿Cuál es la validez jurídica?

–Ah, las facultades que tengo como jefe del Estado mexicano para garantizar el bienestar, la paz, la tranquilidad del pueblo, para que haya justicia; por eso se protesta cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes que de ella emanan. Y en la Constitución se establece que debe haber justicia.

El Presidente sostuvo que esa reforma fue impuesta desde el extranjero y nada tiene que ver con mejorar la calidad de la educación en México. Reconoció que hay quienes no están de acuerdo y es respetable su opinión, porque en su momento la aprobaron y participaron en una campaña en favor de la reforma. Nada más la Secretaría de Educación Pública gastó 2 mil millones de pesos en promoverla.

Ante la advertencia de la oposición de que auspiciará juicios políticos contra los funcionarios que incumplan sus deberes legales en esta materia, López Obrador respondió que están en todo su derecho, porque ya cambió el país y ya hay un auténtico estado de derecho.

Acerca de las descalificaciones a su facultad legal para cancelar la reforma por esta vía, los remitió a traducirlas por la vía del amparo, al tiempo que criticó a un ex ministro de la Suprema Corte que salió casi de manera oficiosa a decir que no procedía legalmente lo que estaba proponiendo. Minimizó las críticas con el argumento de que no es una iniciativa de ley ni un decreto ni un acuerdo, sino un memorando. Para propósitos internos, es un memorándum como he dado a conocer otros; creo (que) llevo tres y vamos a seguir sacando otros.

Agregó que a partir del mismo se propicia la educación pública, laica, pluricultural y gratuita en todos los niveles escolares. Desde la oposición se apostaba a que no se podría aprobar nada para imputarle un fracaso en este renglón, por eso procedió a firmar un memorando que, en cualquier caso, dijo, alude a disposiciones contenidas en la ley.

–¿No habrá descuentos para maestros faltistas?

–No, no. Queremos la reconciliación con el magisterio.

–¿Eso dice la ley?

–Fueron muy dañados. Sí, pero la ley es para las mujeres y para los hombres, no los hombres y las mujeres para la ley. La justicia está por encima de todo. Si hay que optar entre la ley y la justicia, no lo piensen mucho, decidan en favor de la justicia. (Alonso Urrutia para La Jornada)

0 comentarios:

Publicar un comentario