domingo, 17 de febrero de 2019

12:17:00
Álex Heredia

En Jardines de Vista Alegre se construye una gasolinera, obra que se comenzó a realizar en un terreno amurallado y con el portón cerrado… Quizá para que los vecinos no viéramos antes de tiempo de qué se trataba. Una gasolinera que a cualquiera causa temor tener como vecina, pero que además, aún sin estar funcionando ya está ocasionando problemas… como estos camiones que llegaron en la madrugada a hacer maniobras en una calle (la del fraccionamiento) por demás angosta y en una avenida (la que va del Monumento a las Haciendas hacia avenida Yucatán) de carriles y curas peligrosos y también angostos.


Averiguamos los vecinos y resulta que el negocio “tiene sus permisos en regla”. Los autorizó Mauricio Vila días antes de dejar la alcaldía… Nos preguntamos ¿cómo puede estar todo en regla cuando el reglamento tiene especificaciones para que las construcciones de este tipo estén a una determinada distancia de casas habitación o negocios como es Up Town y que le quedará justo al lado?

¿Qué sigue para nosotros como vecinos? Porque al parecer las nuevas autoridades municipales están “atadas de manos” porque los permisos que concedió la anterior están en regla… ¿Qué podemos hacer? ¿Para eso pagamos impuestos? Para que cuando realmente necesitamos que alguien vele por el derecho nuestro a la tranquilidad nos salgan con que nada se puede hacer porque todo está en regla? No podemos quedarnos en el sentimiento de impotencia y tenemos que organizarnos para evitar atropellos (porque no se puede calificar de otra manera) de las autoridades, las de antes o las de ahora, lo mismo da.

0 comentarios:

Publicar un comentario