sábado, 12 de enero de 2019

17:34:00
MORELOS, México, 12 de enero.- Con miras a enaltecer su legado por la justicia, la tierra y la libertad, así como rendir homenaje en el centenario de su fallecimiento, el Gobierno de México decreta 2019, Año del Caudillo del Sur, Emiliano Zapata Salazar, que incluye un programa de acciones alusivas al gran héroe revolucionario morelense.


Al realizar la firma del decreto, el presidente Andrés Manuel López Obrador, en compañía de los familiares de Emiliano Zapata, destacó:

“Creo que es de justicia este acuerdo que el año en que estamos, 2019, se dedique en homenaje a Emiliano Zapata Salazar. Va a haber un programa todo este año para recordarlo. Toda la papelería oficial del gobierno va a llevar el nombre y se va a recordar al Caudillo del Sur. Podríamos hablar mucho sobre la vida ejemplar de Emiliano Zapata. Cada quien tiene su interpretación, porque afortunadamente su pensamiento y su acción caló hondo, y como se repite en una consigna: Zapata vive.”

Dos aportaciones fundamentales del Caudillo del Sur fueron destacadas por el jefe del Ejecutivo federal relativas a la lucha por principios democráticos que permanecen vigentes:

“Uno, la importancia de la justicia, el que no haya abusos… [Zapata] comenzó el movimiento revolucionario para restituir las tierras que las haciendas les habían arrebatado a los pueblos de Morelos y a los pueblos de todo México. Esa es una enseñanza mayor: No al abuso, no a la prepotencia; sí a la justicia, sí a la justicia.”

En segundo término, Zapata arropó en todo momento las causas populares, hecho que lo hizo merecedor de un amplio y constante respaldo. En palabras del mandatario:

“La otra lección importante que recojo de la historia de Emiliano Zapata es que un gobernante tiene que contar con el apoyo del pueblo. Si se divorcia un gobernante del pueblo, no hace nada, no vale nada, más cuando se surge de un movimiento transformador.

“Esa es otra enseñanza: no divorciarnos del pueblo. Gobierno del pueblo, para el pueblo y con el pueblo. Esto es lo que vamos a hacer ahora que iniciamos la Cuarta Transformación de la vida pública de nuestro país: apoyarnos siempre en la gente, que no haya divorcio entre pueblo y gobierno.”

Justicia y respaldo popular, por tanto, serán ejes rectores del Gobierno de México que inicia un cambio de régimen: “El gobierno que se fue, el viejo régimen, no estaban hechos para servir al pueblo. Era un gobierno que servía de facilitador para el saqueo, para el robo”, afirmó.

El presidente no va a tolerar nunca la corrupción de nadie

En ese sentido, se refirió a las cuantiosas ganancias obtenidas por el robo de hidrocarburos que ascienden a 65 mil millones de pesos anuales:

“No está fácil. Hay resistencia porque nos quieren boicotear, que no enfrentemos este flagelo, este robo… No pueden porque cada vez hay más vigilancia, porque nos está apoyando el Ejército, la Marina, la Policía Federal y nos está apoyando el pueblo.”

Por lo que se refiere al ducto que abastece al Valle de México, detalló: “Decidimos controlar eso con vigilancia, pero van tres días que nos boicotean; tres días que nos dejan que haya conducción de gasolina en el ducto de Tuxpan-Azcapotzalco y como a las 10 de la noche: boquetes al ducto. Toda una labor de sabotaje.

“Afortunadamente no tenemos problema de desabasto de gasolina, hay gasolina suficiente. Es un problema de distribución, para evitar el robo de combustibles. No nos vamos a cansar, a ver quién se cansa primero. Pero me canso ganso que vamos a poner orden. El presidente de la República no va a tolerar nunca la corrupción de nadie; se acaba la impunidad.”

Daremos vitaminas el pueblo cada vez que se requiera

Los recursos que regresen a las arcas públicas por concepto del combate a la corrupción serán para el beneficio del pueblo, cancelando definitivamente los gastos innecesarios en el ejercicio de gobierno. Así lo expresó el presidente:

“Todo lo que se consiga, se ahorre por no permitir la corrupción, va a bajar a la gente. Es como un enfermo, nada más que aquí es al contrario. Vamos a crear un sistema de canalización para estarle metiendo vitaminas al pueblo cada vez que se requiera. Ese es el sistema que estamos creando, lleva algún tiempo, pero va a funcionar.

El objetivo primordial radica en que los recursos del pueblo les sean devueltos a través de diversos mecanismos, dando prioridad en todo momento a quienes padecen condiciones de pobreza:

“Lo que quiero es que alrededor de 400, 500 mil millones de pesos lleguen directo a los ciudadanos cada año, para todos. Mi propósito es que todos los pobres reciban cuando menos una ayuda, que en todas las casas pobres se reciba un apoyo. Ese es el propósito.”

Futuro de la termoeléctrica en Ciudad Ayala será definida por ciudadanos en un mes

En respuesta a las inquietudes de habitantes de la región sobre las obras de la termoeléctrica en Ciudad Ayala, el presidente hizo el compromiso de que se tomará una decisión en conjunto con la población, previo análisis técnico y financiero de la situación:

“Sería muy irresponsable tomar una decisión así, demagógica; no se puede así. Tenemos que actuar con responsabilidad. Lo retomo no para decidir aquí, les pido que me den un mes.

“Y les digo una cosa, como no tengo problema de conciencia, les voy a decir lo que en justicia conviene al pueblo, voy a hablarles con la verdad. Voy a regresar aquí en un mes a decirles cuál es mi propuesta sobre esto, en un sentido o en otro. Y aquí se va a decidir para que, como lo mencionó el nieto de Emiliano Zapata, ya no se esté en suspenso. Ya de una vez, va o no va, y lo va a decidir el pueblo. Eso sí se los puedo garantizar.”

Durante la ceremonia estuvieron presentes Cuauhtémoc Blanco Bravo, gobernador de Morelos; Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del presidente; Isaac Pimentel Mejía, presidente municipal de Ayala; funcionarios de los tres órdenes de gobierno, integrantes de los poderes Legislativo y Judicial, así como Gabriel, Jorge y Manuel, familiares del general Emiliano Zapata Salazar. (Boletín)

0 comentarios:

Publicar un comentario