sábado, 29 de septiembre de 2018

14:37:00
Azhar Goraya

El Islam es una religión de paz, que nos dice que la humanidad va a conectarse con su Creador una vez más en la era final del hombre a manos de un reformador o mesías prometido. La comunidad musulmana ahmadía cree que esta persona es Hadrat Mirza Ghulam Ahmad. Mostró muchas señales durante su vida, y enseñó y mostró cómo uno puede convertirse en el amado de Dios. En la tradición islámica, hay muchos signos asociados con la llegada del mesías prometido. A continuación, Hadhrat Mirza Ghulam Ahmad explica el signo del minarete blanco.

También es una práctica Divina la utilización de ilustraciones físicas para explicar algunas cuestiones espirituales. El Templo en Baitul Muqaddas [Jerusalén], y la Ka‘bah en la Meca, por ejemplo, sirven como símbolos de la manifestación Divina. Es en este contexto en que la Shariah islámica habla del descenso del Mesías Prometido en, o cerca de, un minarete, en un país que se encuentra al este de Damasco, al igual que a Adán, a quien se le dio una morada situada en el Este. No hay inconveniente en el hecho de que se hubiera construido un minarete físico antes de su glorioso advenimiento; en efecto, se menciona en la literatura Hadiz que se construiría un minarete antes del advenimiento del Mesías Prometido, el cual servirá como signo de su gloriosa aparición.

El Mesías Prometido aparecerá en dos fases. La primera será poco notable, acompañada de todo tipo de tribulaciones. Esta irá seguida por un período de gloria, antes del cual debe construirse un minarete para cumplir con la Tradición que dice que el minarete físico será un reflejo del espiritual.

El mundo no lo reconocerá antes de su gloriosa venida, porque no será parte del mundo, ni el mundo lo amará, pues el mundo no ama a Dios de quien Él procederá. Deberá enfrentarse a pruebas y persecuciones, y habrá de recibir calumnias; de hecho, las profecías islámicas predicen que el Mesías Prometido será rechazado inicialmente, y que la gente ignorante actuará en su contra con maldad. Lo atacarán injustamente y pensarán que han actuado piadosamente; otros le atormentarán y considerarán sus acciones agradables a Dios. Por lo tanto, se le se someterá a todo tipo de aflicción, hasta el momento de su glorioso advenimiento que ha sido predeterminado por Dios. Las personas con corazones predispuestos reflexionarán: “¿Qué clase de impostor es éste, que no puede ser subyugado? ¿Por qué Dios lo ayuda a él en vez de a nosotros? Luego un ángel de Dios descenderá sobre sus corazones y los amonestará: “¿Es necesario que se deban cumplir todas las profecías que se encuentran en sus Tradiciones, y es esto lo que les impide [aceptar al Mesías Prometido]? ¿No es posible que estas profecías puedan ser propensas al error o mala interpretación, y no es permisible ver algunas de ellas como metafóricas? ¿Los judíos no fueron privados de la fe y la fortuna porque esperaron en vano el cumplimiento literal de todas sus profecías de acuerdo a su propio entendimiento? Considerando que es el mismo Dios, y Sus caminos son los mismos, ¿no es posible que ustedes sean probados de la misma manera?” Sus corazones en última instancia se inclinarán hacia la verdad, al igual que en [los tiempos de] los pasados [Profetas].

Para aprender más acerca del Islam puede asistir a los reuniones acerca del Islam, oraciones, clases de árabe, estudios del Corán, Hadiz, libros del Mesías Prometido y clases de predicación.

La Mezquita de la Comunidad Musulmana Ahmadía (Calle 60 x 51 No. 453ª, Centro de Mérida, Yucatán)
999 129 4594 (cel. + whatsapp),  999 924 2222 (mezquita)
comunidadmusulmanaahmadia@gmail.com
www.alislam.es

0 comentarios: