jueves, 24 de agosto de 2017

06:24:00
XALAPA, Veracruz, 24 de agosto de 2017- Cándido Ríos Vázquez, "Pavuche", como le conocían sus compañeros, corresponsal del Diario de Acayucan asesinado la tarde de anteayer en el municipio de Hueyapan de Ocampo, estaba incorporado al Mecanismo Federal de Atención y Protección a Defensores de Derechos Humanos y Periodistas de la Subsecretaría de Gobernación por amenazas y golpes de autoridades municipales en la región donde realizaba sus coberturas periodísticas.

El martes por la tarde, cuando fue ultimado a balazos por un comando en la comunidad de Juan Díaz Covarrubias, el periodista tenía casi tres años de estar incorporado a dicho mecanismo de defensa de periodistas.

Sus colegas y directivos del Diario de Acayucan expresan que "Pavuche" solicitó dicha protección a partir de las intimidaciones y amenazas del exalcalde priista Gaspar Gómez Jiménez, quien lo amenazó de muerte en diversas ocasiones por los señalamientos y coberturas que Ríos Vázquez hacía en este medio.

Gómez Jiménez fue señalado como sospechoso de haber desaparecido en el 2010 a uno de sus regidores, Leovigildo Ciau Medina. De ese caso, Ríos Vázquez realizó una exhaustiva investigación que siempre apuntó al exalcalde, reseña el Diario de Acayucan en su edición de ayer.

Cándido Ríos es el noveno periodista asesinado en México en 2017. (FOTO: FACEBOOK)

Incluso, el entonces procurador de Justicia del estado de Veracruz, Pericles Namorado Urrutia, concluyó ministerialmente que Gómez Jiménez era el principal sospechoso y, por ello, solicitó el juicio de desafuero para someterlo a proceso. No obstante, éste no se logró debido a las influencias del exfuncionario en el Congreso local, pues contaba con la protección del hoy diputado federal priista Jorge Carvallo Delfín.

El periodista Cándido Ríos Vázquez interpuso ante las autoridades la denuncia ACA/793/2012 por amenazas de muerte. En reiteradas ocasiones dijo que temía por su vida.

La viuda de "Pavuche", Nieves Martínez, se quejó de que, aunque ya le entregaron el cuerpo del reportero, hasta ahora ninguna autoridad del Mecanismo de Atención y Protección a Defensores de Derechos Humanos y Periodistas se ha comunicado con ella, ni siquiera para darle las condolencias.

En Xalapa, en reunión de trabajo, el subsecretario de Derechos Humanos de Gobernación, Roberto Campa Cifrián, pidió ayer no adelantar vísperas de los hechos, pues “todo parece indicar” –dijo– que el reportero se encontraba en el lugar equivocado, pues a quien realmente querían matar era al excomandante policiaco.

“Todos los indicios apuntan a que el ataque está vinculado con otra persona, no con el periodista. Ha habido información en medios de algunos elementos que indican que se trató de un ataque contra otra persona y contra los escoltas de esa persona”, señaló.

Los zapatos del periodista asesinado fueron colocados sobre su féretro. (EFE)

Campa Cifrián negó que el Mecanismo de Protección de Periodistas sea un fracaso. Sin embargo, admitió que, pese a que el periodista tenía un circuito de cámaras en su domicilio y un teléfono satelital para cualquier emergencia, fue privado de la vida en situaciones aún no esclarecidas.

“El análisis de riesgo se hizo desde 2013 inicialmente, cuando la incorporación de esta persona al mecanismo estaba vinculada con amenazas de la autoridad municipal. Me parece que lo que sucedió ayer no tiene que ver con el análisis de riesgo del periodista, tiene que ver con otros riesgos vinculados con las personas que también perdieron la vida ayer”, agregó.

Cándido Ríos fue asesinado sobre la carretera federal 180, en la congregación Juan Díaz Covarrubias del municipio de Hueyapan de Ocampo, cuando regresaba de la cobertura de una nota roja y se detuvo a saludar a Víctor Arcelio Alegría, excandidato a síndico por el municipio de Acayucan y excomandante policiaco.

Cuando platicaban, llegó gente armada que vació sus armas sobre los tres sujetos.

"Pavuche" perdió la vida cuando era trasladado de urgencia a una clínica local.

Roberto Campa Cifrián en entrevista con Proceso. (Foto: Benjamín Flores)

El Diario de Acayucan dedicó su portada del miércoles a Cándido Ríos Vázquez y la tituló: “No nos callan”. En la nota principal hizo hincapié en que el periodista asesinado se caracterizó por su periodismo combativo, defendió causas sociales y encabezó protestas contra la injusticia, principalmente en zonas marginadas de aquel municipio.

En esta región del sur de Veracruz han sido asesinados cinco comunicadores y dos más: Sergio Landa Rosado y Gabriel Cuco Fonseca, ambos colaboradores del Diario de Acayucan, continúan desaparecidos.

En comunicados similares, la Fiscalía General del Estado (FGE), la Comisión de Protección a Periodistas del Congreso Local y la Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas condenaron el homicidio del periodista Cándido Ríos y se comprometieron a que dicho crimen no quedará en la impunidad.

Las autoridades han dicho lo mismo en el caso de los otros 20 periodistas asesinados en los últimos seis años y medio. (Noé Zavaleta / apro)

0 comentarios: