martes, 25 de julio de 2017

12:44:00
Pedro Echeverría V.

1. ¿Quién es el famoso “el ojos” de Tláhuac asesinado? ¿No fue acaso un luchador social, un organizador del pueblo, que recibió la muerte de sus enemigos? Salieron más de tres mil personas a despedirlo y se gritaron consignas contra el gobierno y sus asesinos. Acusar a alguna persona de vender drogas al menudeo es una vacilada por ser muy fácil; decir que había organizado a dos mil (2 mil) bici y mototaxistas es decir, ya tenía una fuerza competidora y crítica (sobre todo que no compartía) que había que enterrar. Todo indica que se asesinó a un líder social. Espero que estas experiencias sirvan para extender las organizaciones de abajo pensando en que un día de estos tendremos una mayor fuerza organizada que pueda gritar: ¡Basta ya de asesinatos!

2. El asesinato de “el ojos” Pérez en Tláhuac, me suena a la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, a los asesinatos de los 22 campesinos de Tlatlaya, a los asesinatos de Nochistlán y a otras decenas de masacres de campesinos, estudiantes, migrantes, que han sido escondidos en Tamaulipas, Guerrero, Michoacán, Chiapas y Oaxaca. Me indigna todo lo que gobierno, empresarios y medios de información extienden como verdad en todo el país con el fin de desprestigiar a la gente pobre, explotada de abajo y, al mismo tiempo, hacer aparecer al gobierno como preocupado por la seguridad del país. ¿Cuándo seremos capaces de que nuestras campañas de desinformación ayuden a dar conciencia al pueblo para que conozcan a sus enemigos?

3. En México colgarle cargos a cualquier persona asesinada o encarcelada es de lo más fácil para el gobierno y los jefes policiacos o militares. Incluso tienen en sus escritorios una lista de mil acusaciones o cargos de secuestros, robos, violaciones, delitos contra la salud, transporte, armas –con su respectivo tiempo de cárcel- aplicable contra cualquier “delincuente”. No hay ningún allanamiento de domicilio o revisión de automóvil donde no coloquen armas, droga y, que además, no acudan acompañados de fotógrafos y periodistas a su servicio para legitimar los informes que luego se encargarán los medios de difundir. Yo le miento la madre a los medios y a esos informes policiacos, pero el 95 por ciento de la gente los cree.

4. Los medios de información (televisión, radio, prensa) NO me manipulan al repetir y releer los despachos del gobierno y/o los empresarios de esos mismos medios. Yo defino bien a los amigos y enemigos del pueblo explotado y oprimido; en función de lo que dicen y hacen los enemigos adopto una posición. Durante el gobierno panista de Felipe Calderón (2006-12) fueron asesinados más de 100 mil mexicanos y en los cinco años de Peña Nieto (1912-1917) parece que se ha emparejado el número de asesinados. Se culpa de todo al narcotráfico, sin embargo la realidad se ha encargado de demostrar que un alto porcentaje de los asesinatos han sido obra de los gobiernos que mueren de miedo. (25/VII/17)

0 comentarios: