miércoles, 7 de diciembre de 2016

13:12:00
KANASÍN, Yucatán, 7 de diciembre de 2016.- Siempre corriendo, tratando de sacarle provecho hasta el último centavo y en ocasiones sin llegar a tener para la comida. Ésa fue la vida de Antonia Eúan durante algunos años. Tenía que hacer malabarismos con sus días para poder buscar cómo ganar dinero. Pero fue una invitación a participar en un programa de autoempleo municipal lo que le cambió la vida.

Hace tres años, doña Antonia aceptó participar en un curso de urdido de hamacas, un oficio que le ha ayudado en su sustento diario, ya que gracias al Ayuntamiento de Kanasín aprendió esta labor artesanal, y hoy en día se dedica a la venta y reparación de hamacas.

—El Ayuntamiento me ha ayudado mucho con estos cursos y que bueno que el alcalde Carlos Moreno piensa en las personas de escasos recursos o que por nuestra edad avanzada no podemos trabajar—platicó. 

La Sra. Juanita Vázquez muestra las manualidades que aprendió a hacer en el curso.

Doña Antonia vende hamacas individuales, matrimoniales, para bebés e incluso para personas que tiene alguna discapacidad. A su trabajo le pone su “toque”, ya que algunas hamacas son hechas con figuras geométricas, logotipos de equipos de fútbol, imágenes religiosas, entre otros.

Pero Antonia no solo hace hamacas, también hace trabajos de pintura textil en manteles, blusas y bultos, un oficio que igual lo aprendió en los cursos de autoempleo que imparte el Ayuntamiento.

—Yo siempre busco cosas nuevas para aprender y ganar mi dinerito, además también ya puedo ayudar a mi hija y a mis nietos cuando necesitan algo—comentó.

Así como doña Antonia, hay otras mujeres que han aprovechado estos cursos.

Juanita Vázquez tiene una hija con discapacidad, y debido a que no puede dejarla mucho tiempo sola, los cursos de autoempleo le han servido para poder trabajar desde casa.

—Apenas estoy empezando y me gusta mucho el urdido de hamaca, por eso entré a este curso que me da la oportunidad de aprender un oficio y que en un futuro yo pueda vivir de ello—continuó—agradezco mucho al Presidente Municipal por preocuparse por nosotras e invito a que los demás ciudadanos aprovechen todos los programas que imparte el ayuntamiento.

Por su parte Victoria Oy, quien es ama de casa, optó por aprender pintura textil, un pasatiempo al que le puede sacar provecho.

—A mí me gusta mucho dibujar y encontré en la pintura textil una opción para poder aplicar una de mis pasiones, y lo mejor de todo es que gracias a este programa del Ayuntamiento puedo aprender mucho más y ganar dinero haciéndolo—expresó.

En la clausura del curso de autoempleo, el alcalde Carlos Moreno Magaña, acompañado de su esposa, la presidenta del DIF Municipal, Lucero Ojeda, aprovechó visitar el Centro Comunitario Kaua III para dirigirse a las 40 mujeres que recibieron una capacitación especializada y que a partir de ahora cuentan con un patrimonio que es el conocimiento sobre un oficio.

—Con acciones como estas, es como estamos cambiando el rostro de Kanasín, pero no sería posible sin la colaboración de todas ustedes y con la determinación del ayuntamiento para hacer frente a nuestros problemas—dijo.

Finalmente, Carlos Moreno entregó sus reconocimientos a las participantes y se comprometió a continuar haciendo su mejor esfuerzo para llevar estos y otros programas a quienes en verdad lo necesiten.

En el evento se contó con la presencia de la representante del Instituto de Equidad y Género en Kanasín, Argelia González Soberanis, la maestra de pintura textil María Medina Ramírez y la maestra de urdido de hamaca Eurodogia Tzab.