jueves, 10 de abril de 2014

23:39:00
Eduardo Ibarra Aguirre / Utopía 1381 / 11-IV-14

Recuperar el estado de derecho en Michoacán, “cueste lo que cueste”, es el objetivo final de la política de seguridad, explicó el titular del ejecutivo federal a purépechas de Chilchota, el miércoles 9. Compromiso que más allá de la improvisación discursiva, del estilo retórico de Enrique Peña, cuenta con hechos y resultados de las últimas ocho semanas que le dan una connotación distinta respecto a la abundante fraseología que satura y hasta contamina el ambiente político.

Resultados que son inexplicables sin la invaluable colaboración y la exigencia del movimiento de autodefensas, a las que ahora sin más trámite y consideración política se pretende desarmar, con la evidente amenaza del resurgimiento de otra vertiente de gran conflictividad.

La frase presidencial es la siguiente: “El gobierno de la república ha comprometido, y yo personalmente he hecho el ofrecimiento, de darle nuevamente a Michoacán seguridad y tranquilidad, cueste lo que cueste, y no importando lo que tengamos que hacer para hacer valer y respetar el estado de derecho”.

Rescato también, por importante, la afirmación de que “a la par de la política de seguridad si no hay una estrategia para mejorar las condiciones de vida de la población, los resultados no serán permanentes”.

La decisión no deja lugar a dudas y como toda frase tiene bemoles que no voy a buscar, pues lo importante es el compromiso, por no escribir la obligación natural de cualquier gobierno, aquí y en Anguila, pero a la luz de la situación que prevalece en Tampico-Madero y Altamira, Tamaulipas, es pertinente preguntar si la plausible decisión de “darle nuevamente a Michoacán seguridad y tranquilidad” ¿es válida también para los agobiados ciudadanos del sur tamaulipeco?

Como es del conocimiento público, en 72 horas el ajuste de cuentas entre grupos del autodenominado Cártel del Golfo produjo 28 muertos en la región portuaria, y la semana anterior habitantes de Matamoros y Reynosa padecieron días y noches de confrontaciones. Ajustes de cuentas que no son ajenos a los certeros golpes dados por el Ejército, la Marina y la Policía Federal a los capos, para regocijo del gobierno estadunidense, pero los inermes mexicanos pagan los costos del trabajo sucio realizado por exigencia y convenios como la Iniciativa Mérida.

Valga recordar que padecí desde niño la violencia criminal del verdadero padre del Cártel del Golfo, Juan N. Guerra, tío de Juan García Ábrego, y que ninguna autoridad de la Federación o del estado hizo nada para frenarlo. Por el contrario, gozaba de la amistad y algo más de Raúl Salinas Lozano, padre de los entonces niños Salinas de Gortari que, cuentan, le decían tío y le besaban la mano.

 Allí están los resultados de la coexistencia de los gobiernos del partido tricolor en Tamaulipas con los consorcios criminales desde los años 30, y el avance de éstos es tan temerario que algunos observadores políticos estiman que la última contienda por las alcaldías no fue entre partidos políticos, sino entre franquicias utilizadas por Los Zetas y Del Golfo.

Vaya usted a saber. Lo cierto es que las cuentas alegres que presenta Egidio Torre Cantú de “que es extraordinaria la cantidad de reservaciones de turistas nacionales y extranjeros que pasarán la Semana Santa en Tampico y Madero”, que “nada ni nadie detiene a esta entidad en su avance a la prosperidad” y no necesita un “comisionado de seguridad” (de Los Pinos), parecieran recursos desesperados.

Por ello es oportuna la pregunta: ¿Estamos ante un compromiso presidencial sólo para los michoacanos, o también para los tamaulipecos, los mexiquenses…?

Acuse de recibo

“Hablar de lo que repercute en errores gubernamentales ocasionados sin el más mínimo recato, respeto a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanan, sobresaliendo el abuso de autoridad pisoteando las garantías individuales y sociales, los derechos laborales, la procuración de justicia con estricto apego a los derechos humanos en las administraciones de Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, es trasladarnos al tema de la honradez que en un grado de arbitrariedades en común, se unen esos dos sexenios para ubicarnos en la responsabilidad patrimonial del Estado”, apunta Norma Esperanza Falcón Ruiz en torno a Malas cuentas de la CFE (7-IV-14)… Reporteros sin Fronteras y  la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias “piden al presidente francés que aborde (con el presidente mexicano) las cuestiones de la seguridad de los periodistas y la impunidad en que permanecen los crímenes perpetrados contra ellos”, informó Balbina Flores, representante de la organización parisina en México… “El Instituto del Derecho de Asilo-Museo Casa de León Trotsky, AC, invita este viernes 11 de abril, a las 19:30 hrs., a la presentación del compendio México: 200 años de periodismo cultural, de Humberto Musacchio, editado por Conaculta”. Río Churubusco 410, colonia Del Carmen Coyoacán.