martes, 7 de mayo de 2019

07:27:00
LONDRES, 7 de mayo de 2019.- Meghan Markle, esposa del príncipe Enrique de Inglaterra, dio a luz a un varón, séptimo en la línea de sucesión a la corona que ostenta su bisabuela, Isabel II y, rompiendo con la tradición, los padres lo anunciaron en Instagram; luego apareció el también duque de Sussex en televisión aseverando que el bebé es “irresistible”.

Además, Enrique señaló que estaba “increíblemente orgulloso de su mujer”, de 37 años, y encantado con el bebé “que es absolutamente irresistible”.

"Nos complace anunciar que Meghan y yo tuvimos un bebé esta mañana, un bebé muy saludable”, declaró un sonriente Enrique ante las cámaras de televisión en el Castillo de Windsor, precisando que la madre también se encontraba bien.

Dijo que estaba extasiado por el nacimiento de su primogénito y agregó que compartirán más detalles en los próximos días.

"Cómo hacen las mujeres lo que hacen está más allá de la comprensión, pero los dos estamos absolutamente emocionados y muy agradecidos por el amor y el hermoso apoyo de todos. Esto ha sido increíble, por lo que queríamos compartir (la noticia) con todos”, añadió.


Aclaró que, aunque el bebé nació “más tarde” de lo esperado (se esperaba para fines de abril o inicios de mayo), la pareja aún no ha decidido el nombre, y  que probablemente lo dará a conocer “en un par de días”.

Meghan y Enrique no anunciaron en dónde nació el bebé. Sin embargo, se sabe que descartaron el hospital de Londres en donde nacieron el príncipe, su hermano mayor Guillermo, y los tres hijos de éste con Catalina, duquesa de Cambridge. Nunca se reveló la fecha programada de nacimiento y optaron por no enterarse del sexo del bebé.

El Palacio de Kensington dijo que los nuevos padres no planean posar para una fotografía ni aparecer en público con su primogénito durante varios días.

La noticia fue anunciada primero en la cuenta de Instagram, @sussexroyal, algo que sucede por primera vez en la historia monárquica, con un simple mensaje: “¡Es un NIÑO!”. El mensaje  recibió más de 750 mil ‘me gusta’ en menos de una hora.

El Palacio de Buckingham, en Londres, transmitió la noticia inmediatamente después que el príncipe la anunciara en un comunicado, que precisaba que el bebé nació a las 5:26 hora local de ayer y pesó 3.260 kg.

"El duque de Sussex (de 34 años) estuvo presente durante el nacimiento”, añadió el Palacio de Buckingham.

Se trata del octavo bisnieto de la reina Isabel II, de 93 años, y el príncipe Felipe, de 97, quienes fueron inmediatamente informados del nacimiento, así como al príncipe de Gales y la duquesa de Cornouailles, abuelos del bebé, y sus tíos, los duques de Cambridge.

Las hermanas de Lady Di —madre de Enrique y quien falleció en París en 1997— Jane Fellowes y Sarah McCorquodale, así como su hermano, el conde Spencer, también fueron informados y están “encantados con la noticia”, según el Palacio de Buckingham.

La madre de Meghan, Doria Ragland, “está loca de alegría por la llegada de su primer nieto y se encuentra junto a sus Altezas Reales en Frogmore Cottage”, donde viven el duque y la duquesa de Sussex, se informó.

El padre de Meghan, Thomas Markle, dijo que estaba emocionado por el nacimiento de su nieto y expresó orgullo de que el niño sirva a la familia real británica, según el diario The Sun.

"Estoy orgulloso de que mi nieto nazca en la familia real británica y estoy seguro de que crecerá para servir a la corona y el pueblo de Gran Bretaña con gracia, dignidad y honor (...) Que Dios bendiga al niño y le deseo salud y felicidad, y mis felicitaciones para mi encantadora hija, la duquesa Meghan, y al príncipe Enrique, y que Dios salve a la reina”, declaró.

La primera ministra, Theresa May, felicitó a los padres, deseándoles “lo mejor”. Se sumaron el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, y multitud de políticos de Reino Unido, así como amigos de la pareja y el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, quien les casó, también en Windsor, el 19 de mayo pasado.

El príncipe preveía viajar a Ámsterdam mañana para poner en marcha la cuenta atrás de los Juegos Invictus, competición deportiva para inválidos y heridos de guerra, que él creó y tendrá lugar en la ciudad holandesa dentro de un año. Finalmente, viajará hasta el jueves.

Se espera que en unos días la pareja haga una sesión de fotos limitada a los jardines del Castillo de Windsor.

SÍMBOLO DE UNA MONARQUÍA MODERNA

Para algunos, el nacimiento del niño representará un momento significativo para la monarquía, al convertirse en el primer bebé racialmente mixto en ocupar una posición destacada en la realeza británica, de acuerdo con los expertos.

"Es simbólico de una monarquía moderna. Es atractivo para personas de todo el mundo”, dijo la biógrafa real, Claudia Joseph a Reuters. “Podrán identificarse con la familia real como nunca antes”, agregó.

 Un nacimiento real siempre suscita muchas especulaciones en Reino Unido, pero éste en particular despertó más curiosidad, porque la pareja real optó por mantenerse lo más posible a salvo de las miradas.

Enrique y Meghan advirtieron a comienzos de abril que “compartirían la buena noticia” del nacimiento tras celebrarlo “en privado y con la familia”, al contrario que el príncipe Guillermo y su esposa Catalina, que presentaron a sus tres hijos a la prensa internacional inmediatamente después de su nacimiento.

La llegada de Meghan, quien es una actriz estadunidense en parte descendiente de negros, divorciada y feminista, ha sido vista como un soplo de renovación para la familia real.

EL DATO

Es el octavo bisnieto de Isabel II y de su marido, el duque de Edimburgo.

No ostentará el título de príncipe o de Su Alteza Real, porque en 1917 el rey Jorge V limitó estos títulos a la estricta familia real.

Será conocido como conde de Dumbarton y se le tratará de lord, porque está permitido que el primer hijo de un duque, en este caso el de Sussex, utilice algún otro de los títulos nobiliarios de su padre.

La Reina podría cambiar esto, pues ya lo hizo antes del nacimiento del primogénito de los duques de Cambridge, a quien otorgo el rango de príncipe, aunque este bebé está mucho más lejos en la línea de sucesión.

Según las normas del rey Jorge V, el hijo de los duques de Sussex se convertirá eventualmente en príncipe cuando el príncipe Carlos se convierta en rey por ser los descendientes del hijo del monarca.

Por eso, aún ocupando la séptima posición al trono, la reina podría concedérselo antes para no tener que cambiarlo cuando se produzca ese relevo real, a no ser que el príncipe Enrique y su esposa prefieran que mantenga un perfil nobiliario más bajo.

Al tener padre británico y madre estadunidense los progenitores podrían solicitar para el bebé la doble nacionalidad.

Meghan planea convertirse en ciudadana británica, pero por el momento es estadunidense.

Tal y como apunta la embajada de EU, el hijo de un estadunidense podrá optar a la nacionalidad si el padre o madre que la ostenta ha vivido en Estados Unido durante por lo menos cinco años, dos de ellos cuando ya era mayor de 14 años.

Se dice que será la madre de Meghan, Doria Ragland, quien la ayudará con los cuidados del bebé en las primeras semanas, pero parece que después contratarán los servicios de un profesional. (Excélsior)

0 comentarios: