miércoles, 13 de febrero de 2019

10:36:00
José Repetto

Desafortunadas e irresponsables declaraciones de Rosa Adriana Díaz Lizama, quien aseguró que 99% de las "voces" que ha escuchado (¿dónde?) se oponen al matrimonio igualitario (entre parejas del mismo sexo). De entrada, sabemos que al dar una cifra tan alegre su opinión es infundada.


La legisladora, quien es plurinominal en este cargo al igual que en todos los demás que ha ocupado (senadora, diputada federal, regidora, jamás ha ganado una elección), demuestra su desconocimiento en materia de derechos humanos, pues aunque fuera verdad que casi todas las voces que ha escuchado están en contra, los derechos de las minorías no están sometidos al gusto de las mayorías. Por ello su postura también es ignorante.

Finalmente ¿quién es Rosa Adriana Díaz Lizama para opinar sobre la validez del matrimonio de los demás, cuando ella misma es divorciada (antes de ello, benefició a su hoy ex esposo poniéndolo para que fuera alcalde de Buctzotz, y su hija ahora es Secretaria de la Juventud, también gracias a ella) y ya tiene otra pareja? Esto se llama hipocresía y doble moral.

Se entiende que al ser de un partido conservador como el PAN piense de esta manera, pero al menos que le dejen emitir este tipo de declaraciones a personas que no tengan cola que les pisen en su vida personal ¿o será que no hay? También hablaremos sobre los demás diputados azules, o de cualquier otro partido, que metan la pata de esta manera.

Al final del día, que todos los diputados de la minoría panista sin poder, incluso que todo el Congreso esté en contra del matrimonio igualitario no cambiará el hecho de que ya se han celebrado (previo amparo) decenas de uniones de este tipo en la entidad, así que aunque la actual legislatura elija ser vergüenza nacional y votar en contra de los derechos humanos, desechando la iniciativa o peor, aprobando una que no use el término matrimonio, o no votar en este tema, se siguen y seguirán celebrando bodas gay legalmente válidas en Yucatán, porque la legislación local no está por encima de lo que ya es la norma a nivel nacional, de lo que claramente reconoce la Constitución.

En la actualidad, el matrimonio entre parejas del mismo sexo está plenamente reconocido en Ciudad de México, Quintana Roo, Coahuila, Chihuahua, Nayarit, Jalisco, Campeche, Colima, Michoacán, Morelos, Chiapas, Puebla, Baja California y en algunos municipios de Querétaro.

Por ello, lo único que hizo la diputada Rosa Adriana Díaz Lizama es dejar de manifiesto su infundada, ignorante e hipócrita postura, que esperemos sea suya personalmente y no el consenso de toda su bancada o, peor, la opinión de panistas por encima de ella, porque demuestra una pobreza de argumentos impresionante... incluso para ella, pues nunca se le ha considerado la persona más brillante en ningún lugar.

0 comentarios: