miércoles, 15 de febrero de 2017

08:46:00
KUALA LUMPUR / SEÚL, 15 de febrero de 2017.- Los policías de Malasia que investigan la muerte del hermanastro del dirigente Kim Jong-un detuvieron a una sospechosa el miércoles, tras este asesinato con tintes de Guerra Fría, que Seúl achaca a agentes de Corea del Norte.

Mientras que Corea del Sur mencionó que la víctima había sido envenenada por espías norcoreanas, la policía de Kuala Lumpur anunció la detención de una mujer con un pasaporte vietnamita.

La detención se produjo 24 horas después de que se anunciara la muerte de Kim Jong-nam, de 45 años, hijo mayor del dirigente difunto Kim Jong-il, que vivía en el exilio desde hacía años.

La presunta asesina.

Algunos medios de prensa dijeron que la cara de la víctima había sido rociada con un líquido.

El asesinato, ocurrido el lunes, unos días antes de las celebraciones en Corea del Norte por el nacimiento de Kim Jong-il, fue presentado por Seúl como una prueba de la "brutalidad de la naturaleza inhumana" del régimen de Corea del Norte.

Las imágenes de las cámaras de seguridad publicadas por medios malasios muestran a una asiática, presentada como una de las sospechosas, vestida con una camiseta blanca con las letras "LOL" estampadas.

El jefe de la policía malasia, Jalid Abu Bakar, declaró que Doan Thi Huong, de 28 años, había sido detenida en el aeropuerto de Kuala Lumpur en la mañana del miércoles, pero no explicó por qué se encontraba la mujer en el aeropuerto dos días después del crimen.

La asiática fue "formalmente identificada a partir de las imágenes de las cámaras de seguridad del aeropuerto y estaba sola en el momento de la detención".

El miércoles se estaba practicando la autopsia del cuerpo de la víctima, en Kuala Lumpur.

Se trata de la personalidad más importante asesinada por el gobierno de Kim Jong-un desde la ejecución, en diciembre de 2013, de su tío, Jang Song-thaek, otrora número dos oficioso del régimen.

La policía malasia explicó que la víctima se encontraba en el vestíbulo de salidas del aeropuerto cuando ocurrió el ataque.

Allí, dijo "que alguien le había agarrado la cabeza por detrás y que le roció la cara con un líquido", declaró el jefe de la policía criminal del estado de Selangor, Fadzil Ahmat, según el diario malasio The Star.

"Pidió ayuda e inmediatamente fue enviado a la clínica del aeropuerto. En ese momento, dijo que tenía dolor de cabeza y parecía estar a punto de desmayarse", declaró.

"En la clínica (del aeropuerto) sufrió un ataque cardíaco. Lo metieron en una ambulancia y cuando iba de camino al hospital de Putrajaya se murió".

Durante un tiempo, Kim Jong-nam fue considerado el heredero del régimen de Pyongyang.

Pero cayó en desgracia tras protagonizar un incidente embarazoso para el régimen comunista en 2001, cuando intentó, sin éxito, viajar a Japón con un pasaporte falso de República Dominicana para visitar el parque de atracciones Disneyland.

Desde entonces, Kim Jong-nam vivió en el exilio con su familia, en Macao, Singapur y China. Al parecer, viajaba a menudo a Bangkok, Moscú y Europa.

Hacia el fin del reinado de su padre se mostró crítico con el sistema dinástico del régimen norcoreano. Además, expresó sus dudas respecto a la capacidad de su hermanastro cuando éste asumió el poder a finales de 2011.

Los anuncios de purgas, ejecuciones y desapariciones -unas confirmadas, otras no- son desde entonces frecuentes.

En 2012, Kim Jong-nam escribió a Kim Jong-un para implorarle que le perdonara la vida, a él y a su familia, afirmaron el miércoles diputados surcoreanos tras una reunión con el director de los servicios de espionaje surcoreanos.

Según Cheong Seong-Jang, investigador del Instituto Sejong, un grupo de reflexión de Seúl, es "impensable" que el asesinato se haya cometido sin una orden directa de Kim Jong-un.

El crimen, consideró, estuvo motivado probablemente por las recientes informaciones de que Kim Jong-nam habría intentado, desde 2012, desertar en Estados Unidos, la Unión Europea o Corea del Sur.

En Pyongyang, comenzaron los festejos por el aniversario, el jueves, del nacimiento de Kim Jong-il, pero sin que nadie mencionara el trágico fin de su primogénito.

En las pancartas que decoraban una exhibición de patinaje artístico, a la que asistieron casi 3.000 funcionarios, se leían las palabras "Paz", "Independencia" y "Amistad". (AFP)