sábado, 31 de agosto de 2019

16:40:00
Jorge Petinaud Martínez / Prensa Latina / Forum en Línea
difusion@cl.prensa-latina.cu https://www.prensa-latina.cu/La Habana


La Paz. El escritor mexicano Paco Ignacio Taibo II confesó en entrevista a Prensa Latina aquí que comprendió verdaderamente qué era hacer un libro cuando concluyó su obra Ernesto Guevara, también conocido como el Che.


“Yo aprendí a escribir con la Historia de la Revolución española del 34, y el Che me enseñó a escribir un libro”, declaró a esta agencia de noticias al referirse al conversatorio que junto al historiador boliviano Gustavo Rodríguez protagonizó en el hall de la Vicepresidencia del Estado Plurinacional durante su estancia en Bolivia.

En la plática organizada en el contexto de la XXIV Feria Internacional del Libro (FIL) de La Paz bajo el título de Diálogo sobre el Che, ambos investigadores de esta temática abordaron diversas facetas de la vida del héroe guerrillero argentino-cubano asesinado por órdenes del gobierno de Estados Unidos el 9 de octubre de 1967 en La Higuera.

Gerente en la actualidad del Fondo de Cultura Económica (FCE), de México, país invitado de la FIL de La Paz, Taibo se refirió a las dificultades que afrontó durante la creación del libro en jornadas diarias de 14 horas en las que consultó cientos de fuentes.


En su criterio, la historia es un arte narrativo, y ese factor significaba una gran presión en busca de un estilo que resultara atrayente para los lectores.

Al expresar su admiración por Che Guevara, destacó que era muy exigente, ante todo con él mismo, y relató que esa demanda él la sentía en relación con el volumen.

“Era un hombre que hacía lo que decía y decía lo que hacía”, opinó al señalar que el autor de Guerra de guerrillas sentía un “fascinante desprecio por el poder, por los bienes materiales, que era muy crítico y fiel a su proyecto emancipador”.

Taibo aseguró que transcurridos muchos años desde que concluyó los trabajos sobre la figura del Che, todavía lo siente como “un gran vacío, un enorme vació en Latinoamérica”.

Interrogado acerca de su próximo libro de carácter biográfico, el también autor de Tony Guiteras. Un hombre guapo, anticipó que su próximo reto será una investigación sobre Mordejai Yanilevich, joven socialista judío que dirigió la insurrección del Gueto de Varsovia contra los ocupantes nazis.

“Si mis grandes héroes son Pancho Villa y el Che, el siguiente es Mordejai Yanilevich, esta es una primicia para Prensa Latina que no he dicho a nadie”.

Taibo II publicó en 1976 su primera novela policial, Días de combate, con el detective HéctorBelascoarán Shayne como protagonista.

Su preferencia y el éxito alcanzado como creador dentro de este género, lo llevó a fundar en 1986 la Asociación Internacional de Escritores Policiacos junto a su compatriota Rafael Ramírez, los cubanos Alberto Molina y Rodolfo Pérez Valero; el uruguayo Daniel Chavarría, el ruso Yulián Semionovy el checo Jiri Prochazka. Otro de sus aportes fue la creación en 1988 del festival multicultural Semana Negra de Gijón, en España, que dirigió durante varios años, y en el cual han participado cientos de autores de novelas policiacas, históricas, de fantasía y ciencia ficción.

Sin embargo, Taibo II resalta también como escritor por biografías de héroes de la izquierda latinoamericana entre los que sobresale Ernesto Guevara también conocido como el Che; Pancho Villa. Una biografía narrativa; y Tony Guiteras. Un hombre guapo (1906-1935), texto que aborda en profundidad la vida de una de las figuras más importantes de la lucha antimperialista en Cuba entre 1930 y 1935. Al margen de la creación de sus más de 50 libros, muchos de ellos traducidos a varios idiomas, el intelectual mexicano ha sido activista sindical y político, profesor universitario, director de series de televisión y de medios impresos.


El recuerdo de Fernández Retamar


No faltó en el diálogo la evocación al intelectual cubano y presidente de la Casa de las Américas recientemente fallecido Roberto Fernández Retamar, con quien Taibo II mantuvo una prolongada amistad, que sólo quedó interrumpida por la muerte del creador de Calibán.

“A Roberto Fernández Retamar lo recuerdo mucho, mucho..., son de esos personajes que se van y te dejan un vacío”, confesó con cierto deje de tristeza.

“Lo conocí en circunstancias muy gratas en un encuentro de Casa de las Américas hace muchos años –evocó el escritor mexicano–, me tocó acompañarlo a una lectura de poesía en Casilda, en el centro de la isla, y leyó el famoso poema a su padre, uno de los mejores que escribió, y a mí me dejó profundamente conmovido”.

Nació así una simpatía mutua que se prolongó en el tiempo, pues Taibo II fue jurado dos veces del Premio Casa de las Américas, y también coincidieron en México, país al que fue invitado Retamar a realizar lecturas de poesía.

“Siempre tengo una imagen muy grata de Retamar, aunada a que me parece un poeta excelente, Para fechas vacías que debemos arder es un poema que mantengo en la cabeza desde que lo leí por primera vez”, comentó luego de citar algunos versos.

Recordó una de las figuras más relevantes en la XXIV FIL de La Paz, que produjo dos antologías de Retamar en México, y él fue el artífice de que su libro sobre el Che se publicara en Cuba, y que gracias a él se presentó en Casa de las Américas con un gran debate.

“Tengo un gran cariño por Retamar, viejos rojos, viejos roqueros y viejos escritores nunca mueren”.

Integración y lectura

Para Paco Ignacio Taibo II, la lectura es un elemento integrador de los latinoamericanos, idea que en su criterio está en el corazón de Casa de las Américas.

Indicó el intelectual que esa institución cultural creada por la Revolución cubana hace seis décadas desempeñó un papel fundamental en la época del aislamiento a la isla socialista.

“Hubo un momento en que estábamos conectados a través de la industria editorial mexicana, argentina, española, hasta que llegaron las crisis”, comentó.

Recordó que aun en los momentos más duros de la crisis económica cubana conocida como período especial, en la década de 1990, tras la desintegración de la Unión Soviética y el derrumbe del sistema socialista en el Este europeo, Casa de las Américas siguió desempeñando ese papel de interconexión muy importante.

“En la inauguración de la Feria Internacional del Libro de La Paz lo dije, mientras nos podamos leer unos a otros y comprendernos, interpretarnos e informarnos, el libro jugará el papel del gran puente de relaciones hacia una América Latina integrada”.

Un ejemplo de esa integración ya en marcha es el proyecto del Fondo de Cultura Económica de México con Bolivia, que estará funcionando dentro de dos meses, con una librería en el centro de La Paz.

Y antes de concluir, el gerente del FCE quiso ofrecer otra primicia a esta agencia de noticias.

“Puedo adelantar que está muy avanzado el proyecto para que haya Fondo de Cultura Económica de México en La Habana –expresó exultante–, algo muy importante porque Cuba es uno de los grandes reductos de lectores de América Latina, y el Fondo no tenía presencia allá”.

Anticipó que ese proyecto contará con toda su fuerza para la Feria del Libro de La Habana, en febrero de 2020.

Interrogado acerca de la Ley Helms Burton, el bloqueo contra Cuba y los daños a la cultura,Taibo II sostuvo que él es fiel a la Constitución mexicana y al juarismo, que ven a América Latina como un continente, y opinó que nada impedirá que Cuba esté conectada con el mundo y tenga una relación cultural lo más rica posible.

0 comentarios:

Publicar un comentario