domingo, 1 de febrero de 2015

22:29:00
ROMA, Italia, 1 de febrero.- Sergio Mattarella, nuevo Presidente de Italia. Primero hizo una larga y afectuosa llamada telefónica a Carlo Azeglio Ciampi (Presidente de Italia de 1995 a 2006). Luego tuvo una conversación con su predecesor, Giorgio Napolitano, a quien visitó en su casa, recorriendo a pie la corta distancia que separa la hospedería de la Corte Constitucional al apartamento del presidente emérito, en el Barrio Monti. Al salir de la casa de la Calle de las Serpientes, una multitud de fotógrafos lo esperaban. También se asomó Napolitano. Un abrazo entre los dos, parcos de palabra. Mattarella luego se va con su escolta, continuando el paseo.

Mattarella: "Gracias, Napolitano"

El ex Presidente Napolitano y el Mandatario actual, Sergio Mattarella (de lentes). (lapresse)

"Vine a saludar presidente Napolitano y rendirle homenaje y darle las gracias por el gran servicio prestado en estos años, y también para intercambiar con él algunas opiniones", dijo Mattarella al salir de la casa de Napolitano en Barrio Monti. El Presidente Emérito ha acompañado Mattarella hasta la puerta principal y le dio una cálida despedida con un abrazo. Así Mattarella, rodeado de cámaras, volvió a recorrer a pie el tramo de vía que separa la Calle de las Serpientes de sus aposentos en la casa de huéspedes.

El telefonema a Ciampi

El nuevo jefe de Estado, al volver de misa por la mañana temprano, llamó por teléfono a Ciampi: "Estoy muy agradecido por todo lo que ha hecho por el país. Usted puede entender cuáles son mis preocupaciones ", dijo Mattarella.

La misa y de vuelta a casa

El nuevo Presidente de la República comenzó el domingo con una caminata y se fue a la iglesia de los Santos Apóstoles. "Dirigimos saludos fraternales al nuevo Presidente y cerramos con la bendición de San Francisco", dijo el Padre Nicola Rosa, un monje franciscano, al concluir la misa de 9. Mattarella se reunió con algunas monjas que asistieron a la celebración eucarística y posó con ellas para una foto fuera de la iglesia. "Oren por mí para que sea un instrumento para el bien del país", dijo el nuevo jefe de Estado a las religiosas, que lo han felicitado por su nuevo cargo. (Corriere della Sera)