miércoles, 30 de julio de 2014

19:40:00
BUENOS AIRES / NUEVA YORK, 30 de julio.- Daniel Pollack, el abogado nombrado por el juez Thomas Griesa para mediar en la disputa entre Argentina y acreedores de deuda incumplida dijo hoy que no se alcanzó un acuerdo entre las partes y que "la República de Argentina inminentemente estará en default".

En un comunicado, Daniel Pollack aseguró que la cesación de pagos "no es una mera condición 'técnica', sino que es un evento real y doloroso que perjudicará a la gente", incluyendo a los ciudadanos argentinos, a los tenedores de bonos canjeados y a los inversores denominados "holdout".

Pollack fue designado por el propio Griesa para buscar la forma de que Argentina cumpla su sentencia de pagar 1,330 millones de dólares más intereses a inversores 'holdouts', que tienen bonos incumplidos tras su cesación de pagos en el 2002, según detalla la agencia de noticias Reuters.

"El ciudadano común argentino será la víctima real y última", afirmó Pollack en el comunicado. "Las consecuencias totales del default no son predecibles, pero ciertamente no son positivas", agregó.


Axel Kicillof anunció que no hubo acuerdo de pago con los fondos buitre

El ministro de Economía, Axel Kicillof, informó que no hubo un acuerdo favorable con los fondos buitre durante el encuentro que mantuvieron hoy con el mediador judicial, Daniel Pollack.

El funcionario detalló que el país no consiguió una medida cautelar (stay, en la jerga jurídica) que le permita seguir negociando mientras los bonistas del canje recibe los pagos de servicios de interés. Según explicó, el juez de distrito Thomas Griesa le enconmendó a los buitre la decisión de conceder un stay a la Argentina, pero estos no accedieron.

Por su parte, Pollack envió un comunicado de prensa breve afirmando que "desafortunadamente no se llegó a un acuerdo con la República Argentina, que inminentemente estará en default".

La reunión se extendió por unas seis horas. Kicillof ingresó a las oficinas del mediador judicial, Pollack, a las 12:15 horas de Buenos Aires acompañado por el secretario de Finanzas, Pablo López y su equipo.

En concreto, Kicillof nada mencionó sobre la iniciativa de un grupo de bancos de capital argentino nucleados en Adeba, que ofrecieron U$S 250 millones en bonos soberanos para incorporar a un fideicomiso, que serviría para negociar con los fondos buitre la compra de parte de sus tenencias de títulos en default.

Sin embargo, afirmó que "puede haber una solución entre privados" en la cual participen bancos u otras entidades, pero advirtió que el Estado nacional no participa de ninguna de estas gestiones.

A fin de la rueda bursátil de hoy, la calificadora Standard & Poor's declaró a la Argentina en "default selectivo" este miércoles, ya que venció el plazo final para que Buenos Aires hiciera un pago por U$S 539 millones a acreedores que poseen bonos reestructurados.

Asimismo, la agencia advirtió que una vez que se solucione el pago de los bonos Discount va a revisar la nota de deuda de los bonos soberanos. (La Nación)