martes, 25 de junio de 2019

05:25:00
MMÉRIDA, Yucatán, 25 de junio de 2019.- Una fuga de gas o el derrame de un solvente que se extendió rápidamente en el interior del mercado Lucas de Gálvez ocasionó que el área de verduras fuera desalojada y que se cerraran los accesos al lugar, así como una intensa y rápida movilización de bomberos, paramédicos y agentes de la Policía Municipal de Mérida: cuatro personas resultaron intoxicadas.
El percance se registró ayer domingo, alrededor de las 8:30 de la mañana, en el área de carretilleros del mercado San Benito, sin embargo, los vapores invadieron el Lucas de Gálvez.
Los agentes de la Policía Municipal entrevistaron a la locataria Teresita Tun Pech, quien manifestó que se derramó el contenido de una cubeta al drenaje y ese fue el motivo que desencadenó el fuerte olor.
Los paramédicos de la Policía Municipal atendieron a 4 personas por intoxicación, pero no requirieron ser trasladados a un nosocomio.


Al sitio acudieron 5 unidades de la Dirección de Siniestros y Rescate de la Secretaría de Seguridad Pública, entre las que se encontraban el carro-bomba 864 y las camionetas de rescate 865, 2013, 2133, así como la ambulancia Y-14; cabe destacar que los bomberos se equiparon con máscaras y tanques con aire comprimido.
Por parte de la Policía Municipal de Mérida acudieron las patrullas 654, 636, 360, 361, 356, 339 y 359, una ambulancia, así como alrededor de 60 agentes que acordonaron las entradas con citas amarillas, recorrieron ambos mercados e impedían el paso a los transeúntes.


De acuerdo con algunas personas las actividades en el mercado se realizaban con normalidad, pero repentinamente se escuchó una explosión, aparentemente en el estanquillo de un locatario de apellido Canché, seguida de una densa nube de humo tóxico que cubrió la zona de frutas y verduras, por lo que hubo gente que tuvo problemas para respirar y se alejaron del sitio con el apoyo de otras personas.
El olor a cloro salía de un cilindro de aproximadamente 3 metros cúbicos, que se encontraba en la bodega de un comercio ubicado en la calle 54 entre 65 y 67, el cual fue retirado por los bomberos.
Una vez que se disipó el olor, los bomberos y los policías municipales se retiraron, cabe señalar que también acudió el personal de Protección Civil Municipal para verificar que no había peligro alguno.
Comunicado del Ayuntamiento
El Ayuntamiento de Mérida, a través de la dirección de la Policía Municipal, informa que no hubo explosión alguna en el mercado Lucas de Gálvez, como se reportó esta mañana, sino que se trató de una fuga de gas-cloro proveniente de un tanque abandonado en un cuarto de máquinas contiguo a la frutería “Emmanuel” del centro de abastos.


El incidente no causó mayores daños gracias a la rápida movilización de Protección Civil Municipal, con apoyo de los bomberos de la unidad 862.
De acuerdo con la Policía Municipal, a las 10:20 horas de este domingo recibió el reporte de una explosión en el área de carretilleros del mercado Lucas de Gálvez.
Ante la llamada de alerta, personal de Protección Civil Municipal acudió al lugar de los hechos, donde las personas que se encontraban presentes indicaron que cerca de las 8:30 de la mañana comenzó a sentirse un fuerte olor a ácido y cloro, luego de que personal que operaba el puesto de frutas denominado “Emmanuel”, propiedad del señor Alberto Tun Pech, vertió una cubeta de agua en un agujero clandestino.
Al lugar también se presentaron bomberos de la unidad 862, quienes junto con elementos de la PMM acordonaron el área y desalojaron a ciudadanos y locatarios que se encontraban por la zona. Para contener los fuertes olores los elementos utilizaron agua y cal mientras verificaban el origen del fuerte olor a ácido y cloro.
De acuerdo con el reporte oficial, la fuga provino de un cuarto de máquinas contiguo a la zona del local “Emmanuel”, que funcionaba como planta purificadora, donde se encontró un tanque de gas-cloro.
Al ubicar la fuente, los bomberos procedieron a
retirar el tanque a fin de contener la fuga sumergiendo ese depósito en agua para ayudar a disipar la emanación de manera segura y sin riesgos.
La rápida intervención de los elementos contribuyó en gran medida que no hubiera personas afectadas. Tampoco hubo indicios de explosión de algún tipo, excepto el fuerte olor de ácido y cloro.
Los elementos de ambas corporaciones se retiraron cerca de las 12:50 horas, cuando ya todo estaba controlado. El sitio quedó bajo resguardo, con la recomendación de los bomberos de no permitir el acceso de personas hasta que se hubiera disipado totalmente el gas, lo cual ocurrió aproximadamente una hora después.
La Policía Municipal de Mérida informó que para evitar cualquier incidente se restringió el acceso al público por el día de ayer hacia la zona y sólo se permitió el paso a los locatarios para resguardar sus productos y cerrar sus locales inmediatamente.
De acuerdo con la Subdirección de Mercados, la zona donde se encontró el tanque de gas-cloro es privada y no forma parte del mercado. Es propiedad del dueño de la tienda llamada “Superfruta”, con quien se espera contactar para realizar los trabajos necesarios que permitan restituir la operación normal de los locales de esa zona.
Asimismo, Protección Civil Municipal recomienda en caso de presentarse este tipo de incidentes:
•No permitir el acceso al sitio hasta que se realice la limpieza y por lo menos el día se deje vacío para que se disipe el gas.
•Debe desmantelarse el cuarto de máquinas donde se originó el problema.
•Debe prohibirse la aparentemente práctica común de realizar el vertedero de desechos de cualquier tipo a través de “agujeros clandestinos” realizados en el piso de los locales o pasillos.
Finalmente, recomienda que la gente que respiró el gas acuda al Hospital Agustín O’Horán para una revisión en caso de notar alguna situación que pudiera ser un efecto secundario por la inhalación de los vapores del cloro. Personal de dicho hospital está enterado del asunto y preparado para atender cualquier contingencia relacionada con ese tema. (POR ESTO! / Ayuntamiento)

0 comentarios:

Publicar un comentario