jueves, 14 de marzo de 2019

19:09:00
Pedro Echeverría V.

1. Los chayoteros de la prensa (sobornados por gobiernos y empresarios durante muchas décadas) están muy desprestigiados en todo México. Agrupados en los más poderosos medios de información: televisión, radio, prensa escrita, (El Universal, Excésior, Reforma, Milenio, Crónica, Radio Fórmula, y demás periódicos y noticiarios; se pasaron toda una vida, no sólo cobrando sus merecidos salarios y colaboraciones, sino además, lo realmente grave, recibiendo de gobierno y particulares miles de millones de pesos y regalos  con el fin de tergiversar, halagar o calumniar según intereses de quien paga. Por ello, con el gobierno actual de López Obrador –que con su teoría y práctica pretende enterrar el neoliberalismo desde que domina en 1982- se ha pensado que también los medios de información deben desplomarse junto a él.

2. Ayer miércoles 13 pareció alcanzar un alto nivel de confrontación entre jóvenes y viejos informadores que en los últimos tres meses (después de la toma de posesión de López Obrador)  han subido de tono. Unos 15 jóvenes (Campechaneando, dos Chapuceros, el Juca, el Quesadillas, Nopal Time, La charrita Juncal, el Defensor,  y otros cinco o seis, hermanados por “los sin censura” de los migrantes en Chicago, decidieron reunirse en la CDMX para estar en la “Conferencia Mañanera” de AMLO. Les salió todo bien pues algunos lograron entrar y otros no; pero al terminar la Conferencia a unas mil personas se reunieron a un costado del Palacio Nacional (en la calle de Moneda) para vitorear, echar porras, a los más de 10 yutuberos que salían de palacio nacional. La realidad es que pareció una sorpresiva fiesta para conocer y abrazar a los jóvenes.

3. Los viejos Chayoteros acusaron a López Obrador de pagar a esos jóvenes para halagarlo y al mismo tiempo hacer una insultante campaña contra los medios de información. Los jóvenes lo niegan demostrando que ellos son críticos a pesar de que están convencidos de la ideología y la práctica de gobierno de AMLO. Ellos dicen: “¿Cómo podemos apoyar al PRI, al PAN, a los medios de información si ellos son los directamente culpables de las condiciones desastrosas que vive el país, si ellos de manera abierta han acumulados con sus negocios miles de millones de pesos mientras el pueblo mexicano sufre hambres y enfermedades curables? La realidad, declaran, el pueblo ya no podrá creer en esos medios y esos personajes que los ha engañado durante muchas décadas, tergiversando todas la noticias y así manteniendo al pueblo en la sumisión.

4. Casi todos los medios de información no han dejado de maldecir al presidente López Obrador, particularmente desde que inició su “Conferencias mañaneras” que generalmente tardan 90 minutos de lunes a viernes desde  las siete de la mañana. Piden la suspensión delas conferencias porque AMLO les gana a todos los medios en audiencia y porque luego nadie tiene alguna cosa interesante qué informar. Se reúnen el ellas unos cien reporteros de los medios de información tradicionales; son absolutamente libres, para hacer las preguntas que deseen obligando a López Obrador a responderles con detalle; además siempre están presentes de uno a seis secretarios de Estado para informar lo necesario.  Durante el resto del día los yutuberos realizan algunas investigaciones para reafirmar el lópezobradorismo y los tradicionales buscan el negro del arroz.

5.  Algunos han comentado críticamente que los jóvenes  yutuberos no deben hacerse ilusiones y cantar victoria pensando que los Chayoteros se están derrumbando. Los políticos neoliberales y los Chayoteros que siempre los han servido siguen siendo poderosos. No se están desplomando porque cuentan con todo un sistema económico capitalista y una poderosa economía yanqui que los respalda. Yo pienso que los jóvenes no deben cansarse de luchar y, peor, nunca deben venderse como los Chayoteros. ¿Cuántos cientos o miles de jóvenes he escuchado, han jurado, frente a mis 60 años de izquierdismo, que nunca traicionaran ni nunca se rendirán? Este asunto no es sólo de coraje y emotividad; es un asunto de enraizamiento de la conciencia social, en una convicción de honestidad, igualdad humana y solidaridad.(14/III/19)

0 comentarios: