viernes, 29 de marzo de 2019

18:59:00
Pedro Echeverría V.

1. López Obrador le picó la cresta al racismo español, le dio donde más le duele a los aristócratas de aquella península, a los herederos del fascista Francisco Franco, al pedirles a los altos jerarcas ibéricos que pidan perdón por los asesinatos, robos, bárbara explotación y millones de abusos, que cometieron sus antecesores al invadir y ocupar hace 500 nuestro territorio, hoy México. Yo aplaudo por ello a López Obrador porque con su carta hizo lo que muchos mexicanos, lo que millones mascullamos, cuando vemos varios monumentos colocados en las avenidas (que deseamos tirar al suelo) que la derecha ha colocado en honor de un conquistador o asesino español de aquellos tiempos.

2. Han pasado más de 500 años, pero la espina sigue clavada en nuestro corazón como si fuera ayer porque nuestra dignidad quedó marcada para siempre. Y no solo es contra los españoles de 1516 y los 10 años de rudas masacres que siguieron contra nuestro pueblo; también no podremos olvidar los 300 años de coloniaje de cruz y de espada que sellaron para siempre nuestro cuerpo, corazón y mente. ¿Pueden olvidar acaso los mexicanos los más de dos millones de kilómetros cuadrados (más de la mitad de nuestro territorio) que se robaron a sangre y fuego los EEUU del año de 1830 a 1848? Supongo que el presidente de México no se va a dedicar a convencer a gobiernos por reconocimientos.

3. La realidad es que muy poco importa que gobiernos españoles o yanquis reconozcan con palabras su papel de asesinos y ladrones; lo que importa es que el pueblo mexicano conozca muy bien lo que han representado y siguen representando esos países en nuestra historia. España nos colonizó durante más de 300 años y los yanquis alrededor de 120 años de brutal dominación imperial. Así que es muy importante que AMLO nos haya sacudido para recordar esos dos grandes imperios que nos han impedido ser realmente independientes. Por ello, cuando cada 15 o 16 de septiembre de todos los años salen en los balcones de palacios los presidentes o gobernantes fantoches a gritar la independencia, me burlo y carcajeo.

4. Así como el escritor peruano (o “español”) Vargas Llosa aprovechó la oportunidad para vomitar suciedad contra el gobierno de López Obrador; en muchos países de América hay poderosos sectores de derecha, de conservadores, de españolistas y proyanquis, que son admiradores y seguidores de los políticos de aquellos lugares. El destacado alumno de Hugo Chávez – el presidente venezolano Nicolás Maduro- con un fuerte discurso apoyó la idea de reclamo a los países imperialistas que desde hace siglos han aprovechado la debilidad de los pueblos de América para saquearlos y hacerse poderosos. Lo importante es que el pueblo mexicano no olvide jamás el papel asesino  de la derecha, los conservadores y los imperialistas. (29/III/19)

0 comentarios: