sábado, 23 de febrero de 2019

18:41:00
José Repetto

Hace algunos días, una familiar contactó sin que yo lo supiera con la psicóloga Deyanira Trinidad Álvarez Villajuana para pedirle que retirara un escrito contra nosotros. De entrada aclaro que yo no me prestaré a interactuar voluntariamente con esa persona en ningún contexto, pues no creo nada de provecho salga, al menos para mí, de dicho intercambio. La experiencia lo confirma.


Deyanira pidió, a cambio de quitar su escrito, que yo borrara un artículo que escribí en septiembre de 2016 respecto a una denuncia frívola y sin sustento que la referida, Deyanira Trinidad Álvarez Villajuana, interpuso en mi contra y difundió hace casi 2 años y medio (Interponen y ventilan denuncia frívola y falsa en mi contra).

Sus escritos, cabe mencionar, no me generaron el menor perjuicio.

Obviamente yo no accedí a los términos de la mencionada, pues mientras mi artículo tenía el fin de desmentir la denuncia y el deyaspam de la referida, los escritos de ella atacaban mi vida privada y la de mi familia de manera bastante baja.

En cualquier caso, acceder hubiera sido un error, porque sentaría el precedente de que cuando alguien quiera que retiremos un artículo crítico sobre ellos, bastaría con que escriba algo negativo contra nosotros para así presionarnos a negociar. Por cierto ¿no es ésa la definición de chantaje

A Deyanira le encanta hablar sobre la familia y vida privada de los demás (creo en parte para intentar humillar a la gente y en parte para ver si logra meterle miedo, en ninguno de los casos con éxito), y pedir oraciones por medio mundo, pero a mí nunca me convenció ni convencerá.

Yo no cedo ante chantajes ni me siento a negociar con ese tipo de gente, por lo cual aclaro que ningún artículo se retirará bajo presión de esta página. Rectificaremos si cometemos un error, como lo hemos hecho en el pasado, mas no dejaremos que personajes como José Manuel Lueje Bueno, Winston Javier Tamayo Escalante, Alan Josué Castillo Ávila, Deyanira Trinidad Álvarez Villajuana y quienes les sigan nos intimiden. Lo han intentado, y han fracasado.

El artículo Interponen y ventilan denuncia frívola y falsa en mi contra, que lleva unos 29 meses en línea, seguirá siendo público mientras 1) Blogger exista 2) Yo viva y pueda hacer los pagos anuales de este dominio 3) Se me antoje rescatarlo y republicarlo en uno o varios sitios-espejo, como he hecho cuando quiero difundir algo especialmente.

Así que aunque no le guste a Deyanira Trinidad Álvarez Villajuana, el artículo se queda. Prefiero tener mil referencias negativas en Google que comprometer mis principios.

Si la referida opta por ejercer el derecho de réplica, ésta se reproducirá después de estas líneas suprimiendo cualquier referencia a la vida privada de las personas, pues éstas serían irrelevantes para lo aquí planteado.

0 comentarios:

Publicar un comentario