viernes, 15 de febrero de 2019

07:27:00
VERACRUZ, 15 de febrero de 2019.- Luego de más de una semana de secuestro, la empresaria Susana Beatriz Carrera Ascensión fue localizada sin vida en una colonia de la periferia de Coatzacoalcos.

Sus plagiarios la decapitaron y su cuerpo fue puesto en bolsas, en donde dejaron un cartel en el que señalaban que lo habían hecho porque su esposo no había pagado el rescate.

La noticia consternó a la sociedad porteña que, en señal de luto, hará una manifestación silenciosa para este viernes.

Al menos tres escuelas privadas anunciaron que suspenderán clases para unirse a este clamor. Se ha dado a conocer que el colegio Pearson, La Salle y el Colegio México han informado a los padres de familia que las actividades se reanudarán hasta la próxima semana por sumarse al luto que embarga a la familia de la empresaria.

Además, elementos de seguridad pública se mantienen a bordo de patrullas afuera de las escuelas, los padres a su vez se notan nerviosos y preocupados por el hecho.

A través de su cuenta oficial de Facebook, la escuela La Salle del Sureste posteó: “Con profundo dolor y tristeza les comunicamos que el día de mañana suspendemos actividades en el colegio ESTAMOS DE LUTO”.

Por su parte el Pearson dio a conocer en un comunicado: “Buenas tardes compañeros, en apoyo con otras instituciones educativas como una manifestación silenciosa, ante los hechos lamentables que están ocurriendo en nuestra ciudad, el Día de Mañana NO se abrirán las puertas de nuestro Colegio”.

Susana Beatriz Carrera de Manrique.

Apenas el pasado fin de semana, amigos y familiares de la joven madre de familia salieron a protestar y encararon el alcalde Víctor Carranza Rosaldo, a quien le recriminaron la situación de riesgo que viven, ya que son varios los secuestros en esa demarcación que se han conocido.

Ayer muy temprano, el esposo de la víctima, Luis Manríquez, escribió un mensaje en su cuenta de Facebook, en donde dio cuenta de lo ocurrido:

"Muchas gracias a todos por sus oraciones y buenos deseos para que mi esposa Susana Carrera pudiera regresar a casa. Desgraciadamente no se pudo y falleció".

En las últimas semanas se han registrado al menos dos casos similares en los que las víctimas han muerto porque sus familiares no han podido reunir el dinero para pagar los altos montos de rescate que exigen los delincuentes.

En el caso de la empresaria, los secuestradores exigían cuatro millones de pesos para liberarla.

A Susana Beatriz Carrera le sobreviven su viudo y sus tres hijos menores de edad. Ella era propietaria de la compañía Grupo Pexaluminio junto con su esposo. (Lourdes López / Excélsior / infobae)

0 comentarios: