viernes, 21 de diciembre de 2018

15:26:00
MÉRIDA, Yucatán, 21 de diciembre.- Mensaje pronunciado esta mañana en el Salón de Historia del Palacio de Gobierno por el Gobernador del Estado, Mauricio Vila Dosal, respecto del Presupuesto de Ingresos y Egresos del Estado de Yucatán para 2018:

Muy buenos días tengan todos ustedes. Me acompañan aquí, en el presídium, la abogada María Dolores Fritz Sierra, secretaria General del Gobierno; la maestra Olga Rosas Moya, secretaria de Administración y Finanzas; el consejero Jurídico, licenciado Mauricio Tappan Silveira, y el contador público Juan Carlos Rosel Flores, director de la Agencia de Administración Fiscal. Muy buenos días tengan todos los representantes de los medios de comunicación.


Como ustedes bien saben, el día de ayer, presentamos el paquete fiscal del Estado de Yucatán para el ejercicio del año 2019. La propuesta que presentamos es el resultado de un ejercicio de diálogo y construcción con la sociedad civil, sin precedente en la historia de nuestro estado; la propuesta fiscal de ingresos y de egresos, que presentamos el día de ayer, fue aprobada por unanimidad por el Consejo Consultivo del Presupuesto y Ejercicio del Gasto del Gobierno de Yucatán.

Este es un hecho histórico en nuestro estado: por primera vez, el paquete fiscal, y la propuesta de ingresos y egresos, no es construida unilateralmente por el Ejecutivo del Estado; es una propuesta construida con los expertos del tema, en un Consejo donde la sociedad civil, y no los funcionarios públicos, tienen mayoría.

Esta propuesta se hace con responsabilidad, austeridad, disciplina, reflejando el interés de la sociedad y despolitizando las finanzas públicas. Lo anterior fue sólo posible porque instalamos, desde el segundo día de nuestra administración, dicho Consejo, y nos ha permitido trabajar de la mano de la sociedad civil. Sin duda, nos enfrentamos a un escenario inédito en materia presupuestal, considerando específicamente dos hechos principales.

El primero de ellos es que el Estado de Yucatán recibirá, por parte de la Federación, un presupuesto para el año 2019 que representa, en términos reales, un ocho por ciento menos de lo recibido en este año 2018. Esto significa dejar de recibir 3,387 millones de pesos en términos reales.

Además de los recortes de la Federación, la actual administración todavía arrastra un déficit de 1,800 millones de pesos, heredados de la administración anterior, y a ello se suman contingencias por más de 2,500 millones de pesos, derivadas de observaciones de organismos fiscalizadores federales, no solventadas, correspondientes a la administración anterior, lo cual, sin duda, también contribuye a complicar el actual panorama presupuestal de la entidad.

La situación global de las finanzas del Estado es más complicada y deficitaria, pues el proyecto del Presupuesto de Egresos de la Federación, que está en discusión en estos momentos, del año 2019, elimina varios fondos muy importantes para las finanzas del Estado, entre ellos, el de contingencia del Ramo 23, y reduce significativamente convenios destinados a la educación y programas de apoyo a las mujeres, entre otros.

Importante señalar que estas reducciones no son exclusivas del estado de Yucatán, sino que se están dando en todos los estados que incluye este país. Esta reducción significa que el año 2019 será un año sumamente difícil y tendremos que hacer esfuerzos muy grandes para atender las necesidades de los yucatecos.

Por este motivo, para ajustarnos a esta situación y hacerlo de manera responsable, el presupuesto de egresos presentado contempla hacer recortes que, en algunas dependencias estatales, son mayores al 50 por ciento, pero también, tengan la seguridad que, con honradez, eficiencia y disciplina presupuestal, haremos y daremos más resultados a los yucatecos, con menos dinero; no vamos a poner en riesgo ninguno de los puntos estratégicos que debemos de mantener para el bien de las familias yucatecas.

Esta reducción significa que el año 2019 será un año sumamente difícil y tendremos que hacer esfuerzos muy grandes para atender las necesidades de los yucatecos.

Por este motivo, para ajustarnos a esta situación y hacerlo de manera responsable, el presupuesto de egresos presentado contempla hacer recortes, que en algunas dependencias estatales son mayores al 50 por ciento.

Pero también, tengan la seguridad que con honradez, eficiencia y disciplina presupuestal haremos y daremos más resultados a los yucatecos con menos dinero. No vamos a poner en riesgo ninguno de los puntos estratégicos que debemos de mantener para el bien de las familias yucatecas.

Por ello, las instituciones que no forman parte del recorte presupuestal son la Secretaría de Seguridad Pública, que tendrá un alza del 19.7 por ciento de su presupuesto, que representa alrededor de 423 millones más.

La nueva Secretaría de las Mujeres, antes el instituto de Equidad y Género, tendrá un incremento en sus recursos estatales de un 63.6 por ciento y la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas del Estado tendrá un incremento presupuestal del 22.9 por ciento.

En el caso de la Secretaría de Seguridad Pública, ésta dispondrá de recursos para la contratación de 300 nuevos agentes, 350 nuevas patrullas y el arrendamiento de un helicóptero, el cual tendrá su base en el oriente de la entidad, a fin de blindar la frontera con el vecino estado Quintana Roo.

Estas acciones nos permitirán mantener los niveles de seguridad que caracterizan a nuestra entidad. Nosotros no vamos a jugar con la seguridad de las familias yucatecas y sí vamos a atender el grave problema de la violencia contra las mujeres, promoviendo la igualdad de oportunidades para todos y para todas.

Es importante mencionar que algunas dependencias aumentan sus recursos, pero no en términos reales, ya que este aumento se es dado al absorber funciones de otras dependencias derivado de los recientes cambios aprobados en el Congreso del Estado al Código de Administración Pública de Yucatán.

Para citar un ejemplo, el caso de la Comey, que absorbió la Dirección de Transporte y hoy aparece con un presupuesto que parecería superior, pero la Comey bajó su presupuesto, lo mismo que la Dirección de Transporte y cuando se juntan en la Comey, pareciera que la Comey recibió más presupuesto. Y hay unas dos o tres dependencias más que tienen esta situación.

También, por ejemplo, es el caso de Sedeculta que absorbió al Instituto de Historia y Museos de Yucatán, que va pagar este año 315 millones de pesos como parte del pago arrendamiento del Gran Museo del Mundo Maya, y el Hospital General de Tekax, que el año pasado no tuvo recursos asignados en el presupuesto y que en este año ya cuenta con recursos para su operación.

Y también es cierto que hemos asignado recursos a nuevas dependencias propuestas por la sociedad para atender problemas importantes, como es la Secretaría de Pesca y el Instituto Estatal para la Inclusión de Personas con alguna Discapacidad. 

En el caso de los municipios, éstos van a recibir un 10 por ciento más de participaciones el próximo año, con respecto a lo que recibieron en el año 2018, lo que representa 605 millones de pesos adicionales para los 106 municipios del estado de Yucatán.

Como Gobierno del Estado estamos asumiendo de manera responsable nuestra parte en este escenario financiero adverso. La mayor parte de nuestras secretarías y dependencias tendrán reducciones importantes en el presupuesto. Repito: tendrán que hacer, todos, más con menos.

Ante este escenario, ahora cobra más relevancia lo que hemos hecho en materia de austeridad. Este Plan ha permitido, entre otras cosas, la identificación de cientos de plazas con funciones duplicadas o que eran prescindibles, que se eliminaron.

También, se han devuelto 488 vehículos que no eran indispensables, se han cancelado líneas de telefonía celular; recortes importantes en materias, en suministros onerosos y otros insumos. Todo esto, sumará el próximo año el ahorro que ofrecimos de más de mil millones de pesos; la reducción en gasto corriente.

Todos quisiéramos tener más recursos para servir mejor a los yucatecos. La realidad es que el escenario financiero es difícil, complicado y todos debemos poner nuestra parte para, con austeridad, darle mejores resultados a los yucatecos y con un Gobierno que les cueste menos.

Esto es como sucede en las familias. Si hay menos recursos no se acaba la vida, pero todos tenemos que reducir nuestros gastos y seguir dando lo mejor de cada uno de nosotros.

Es muy importante que asumamos este reto, juntos, por el bien de Yucatán. No es momento de discordias ni de intereses particulares.

Por este motivo, le pido a todos que pongamos de nuestra parte, que así como lo estamos haciendo en el Ejecutivo, nos ajustemos los cinturones en el ahorro presupuestal por el bien de Yucatán y de los yucatecos.

Se los pido con respeto al Congreso del Estado, al Poder Judicial, a los órganos autónomos y a los municipios para que actuemos todos con responsabilidad y austeridad ante la situación financiera que enfrentaremos los yucatecos en el año 2019. Es momento de unirnos para ver por Yucatán.

Espero que, en el Congreso del Estado, con esa alta responsabilidad que siempre ha caracterizado a los diputados yucatecos, al igual que ya lo hicieron los organismos de la sociedad civil, respalden este Presupuesto, que entre otras cosas busca que el ejercicio fiscal del año 2019 concluya con finanzas sanas.

Somos un Gobierno que desde el primer día ha actuado de manera responsable y esto es un elemento fundamental para poder hacer frente a este escenario presupuestal.

Toda esta disciplina presupuestal, ahorro y eficiencia serán importantes para que Yucatán siga creciendo y se siga transformando por el bien de toda nuestra población.

Muchas gracias. Muy buenos días a todos. 

0 comentarios:

Publicar un comentario