sábado, 29 de diciembre de 2018

13:20:00
José Repetto

Casi todos los empresarios y políticos lamehuevos alineados al sistema serios coinciden: Yucatán es el estado más seguro gracias a su policía de primer mundo. Por ella gozamos de paz y tranquilidad como los países nórdicos y la seguridad de que nada nos pasará.


¿Pero qué es lo que ve un servidor, un ciudadano de a pie, y no un acaudalado o un corrupto desde su mansión en el norte de la ciudad? ¿Para qué sirve realmente la policía, tanto estatal como de los municipios?

1. Dejar sin trabajo a los semáforos. Que alguien explique ¿qué caso tiene instalar decenas semáforos, que cuestan y consumen electricidad, en todos lo cruceros del Centro Histórico y otros puntos de la ciudad si de todas formas van a poner a un policía que dirigirá el tráfico a su antojo, muchas veces empeorándolo y causando embotellamientos. Qué decir de la explotación que representa para los agentes ser puestos a pleno sol en dicha posición.

2. Reducir avenidas de dos o tres carriles a uno. Se gastaron cientos de millones de pesos en, por ejemplo, hacer el Periférico que tenemos actualmente, con 3 carriles por vía y sin un solo semáforo, para que la policía instale un retén (que por cierto, es violatorio de los derechos humanos) reduciéndolo a dos o incluso a uno, lo mismo en varias avenidas importantes, entorpeciendo el tráfico y sometiendo a los ciudadanos a revisiones arbitrarias y extorsiones.

3. Alentar el tráfico. ¿Han manejado de noche y se han quedado atascados varios minutos tras una patrulla o antimotín que maneja súper lento y encima flashea con sus luces cegadoras? Se supone que están "vigilando".

4. Tratar a la gente pobre o "diferente" como ciudadanos de segunda. ¿Cuántas veces no hemos visto a la policía detener e interrogar a una persona sólo por cargar cosas mientras comete el crimen de parecer pobre, tener tatuajes o piercings o estar en la "zona equivocada" (un "pobre" en Montecristo, por ejemplo)? ¿está bien sólo porque se ha vuelto la norma? ¿debemos aceptarlo sin decir nada? la hora de que nos indignemos por esto pasó hace mucho.

5. Los operativos mochila en municipios. Supuestamente el fin de estas revisiones, completamente violatorias de la privacidad de los jóvenes, es evitar que tengan armas o drogas pero ¿y si tienen preservativos? por la moralina de nuestra entidad, sus padres y maestros se los quitarían, aumentando el riesgo del embarazo adolescente. Pero ése no es el punto, el punto es que la autoridad no tiene derecho a revisar a la gente al azar.

Podríamos listar más motivos, pero creo con estos 5 puntos dejamos claro lo unútil y dañina que es la policía en Yucatán.

Empresarios y políticos alaban a la policía de Yucatán. Dicen que es la mejor del país. Lo hacen o porque protegen sus propios intereses inconfesables (nexos con el crimen organizado, lavado de dinero, tienen cola que les pisen, etc.) o de plano consideran acepable su mala operación y constante violación a los derechos humanos. En ambos casos, quienes le echan flores son sus cómplices. (José Repetto)

0 comentarios:

Publicar un comentario