martes, 25 de abril de 2017

11:39:00
BERLÍN, Alemania, 25 de abril de 2017.- Algunas de las mujeres más poderosas del mundo discutieron de temas globales y domésticos en un inédito panel en el marco de la presidencia alemana del G20, que contó entre otras con la presencia de Ivanka Trump.

"Cuidar a los hijos a veces es más caro que el alquiler o la compra de la casa“, declaró la hija y asesora del multimillonario presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en una de sus intervenciones. "Eso es algo que mi padre quiere cambiar“, dijo, siempre elegante, enfundada en un vestido de flores azules y grises con cinturón, pliegues y volados. A su lado asentían otras representantes de la élite mundial, como la reina de Holanda, Máxima Zorreguieta, la directora del FMI, Christine Lagarde, y la canciller alemana, Angela Merkel.

Ivanka Trump, Christine Lagarde, directora del FMI y Angela Merkel, canciller de Alemania, en el foro Woman 20.

Con voz suave y gestos delicados, Ivanka defendió en todo momento a su polémico padre y aseguró que él hizo mucho por las mujeres. "Nunca nos puso obstáculos, siempre tuve las mismas oportunidades que mis hermanos“, subrayó, para destacar que Donald Trump está convencido de que las mujeres "tienen el potencial y la capacidad de hacer el trabajo igual de bien que los hombres“. Fue abucheada.

Desde Washington, su papá se mostró orgulloso en Twitter.

La rubia empresaria y asesora presidencial de 35 años aseguró creer "en la igualdad de los géneros“ pero no quiso llamarse feminista. "Creo que es un término que excluye a muchas mujeres, no me gusta pensar en compartimentos estancos“, dijo. Autora de un libro de autoayuda titulado "La mujer que trabaja“, la hija de Trump destacó que "es nuestra obligación como mujeres apoyarnos y ser inclusivas“. En el panel en el hotel intercontinental de Berlín, también habló de los hombres de su generación que "ya no esperan que las mujeres asumen las tareas de la casa“ y se quejó de la falta de guarderías y de los esfuerzos que implica criar a los hijos.

La reina de Holanda, Máxima Zorreguieta, e Ivanka.

Chrystia Freeland, ministra de Exteriores de Canadá; Ivanka Trump, Angela Merkel y Máxima Zorreguieta.
Por su parte, la reina de Holanda, la argentina Máxima Zorreguieta, fue la primera en tomar la palabra para reclamar que los temas de mujeres no queden circunscriptos al foro Woman 20 sino que se discutan al nivel más alto del G20, entre los jefes de Estado.

Pero fue la ministra de Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, quien aportó algún toque distinto al glamoroso mundo de la iniciativa empresarial y el poder político. Freeland mencionó por ejemplo las distintas realidades que viven "las mujeres refugiadas que huyen de guerras con sus hijos en brazos“ y "las mujeres de países desarrollados occidentales que pugnan por ascender a puestos directivos“. Unas 200 representantes de distintos países escuchaban en el público.

Las críticas

Más allá de alguna iniciativa presentada por Merkel y apoyada por Máxima (como un fondo para que el Banco Mundial financie emprendimientos de mujeres), el foro no ahondó en los temas que trató, que incluyeron desde el libre comercio hasta el acceso a recursos naturales y digitales y la división de tareas en el hogar. El evento fue criticado en la prensa alemana sobre todo por la invitación a Ivanka, una "hija de papá que ocupa un puesto en la Casa Blanca“ (según el diario Der Tagesspiegel), algo que en Alemania se considera nepotismo. También la oposición condenó el foro como un mero acto de relaciones públicas.

"El fortalecimiento de la mujer no puede reducirse a las emprendedoras o a la igualdad salarial“, opinó Barbara Unmüßig, del directorio de la Fundación Heinrich Böll. Para la líder de la organización cercana a Los Verdes, "las luminarias de las gerentas ocultan la dura realidad de millones de trabajadoras“ tanto como "la falta de reconocimiento social y financiero de las tareas que hace la mujer y que permiten que la economía funcione“.

Varios centenares de manifestantes entretanto anunciaron una protesta para la noche del martes contra la presencia de Ivanka Trump. La "hija presidencial“ estadounidense pasará apenas 12 horas en Berlín, donde visitará la academia técnica de Siemens y el monumento a las víctimas del Holocausto. (Clarín / 20 Minutos)