miércoles, 29 de marzo de 2017

11:50:00
CIUDAD DE MÉXICO, 29 de marzo de 2017.- La resolución dictada por el juez Tercero de Distrito del Estado de Veracruz, el juez Anuar González Hemadi, en la que se otorga amparo al "porky" Diego Gabriel Cruz Alonso y deja insubsistente el auto de formal prisión y, como consecuencia, dejaría en libertad a quien ya en una ocasión se sustrajo de la justicia, constituye una franca violación a las garantías de seguridad jurídica para la víctima.

La violencia contra las mujeres no puede ser tolerada; es necesario no seguir enviando el mensaje de que se pueden cometer delitos y quedar impunes por una supuesta falta de pruebas.

Anuar González Hemadi.

Estamos en un momento crucial en el que ya no hay marcha atrás para exigir una justicia ágil, imparcial y transparente. Hoy en día, las y los operadores de la procuración y administración de justicia cuentan con las normas, con herramientas y con mecanismos suficientes; con estándares internacionales que deben aplicar en sus resoluciones, y que en este amparo fueron omitidos flagrantemente.

Con este tipo de resoluciones no sólo se violentan los derechos de las víctimas; sino que sientan precedentes que afectan a la sociedad en su conjunto, pero sobre todo a las niñas y las mujeres.

Desde el Instituto Nacional de las Mujeres solicitamos al Pleno del Consejo de la Judicatura Federal la revisión inmediata del fallo, pues la base de un Estado de Derecho debe ser la igualdad ante la ley, la certeza, la legalidad, la seguridad y la justicia.