miércoles, 7 de diciembre de 2016

14:40:00
ROMA, 7 de diciembre de 2016.- Una de dos: o se pone en marcha en Italia un Gobierno de responsabilidad nacional -léase un Gobierno de coalición respaldado por la amplia mayoría de los partidos- o se convocan elecciones generales anticipadas.

Esa es la solución que Matteo Renzi ha propuesto para resolver la crisis que provoca su dimisión como primer ministro tras la dura derrota que sufrió en el referéndum constitucional del pasado domingo. Renzi avanzaba su solución poco antes de acudir al Palacio del Quirinale, sede de la jefatura del Estado, para presentar su dimisión definitiva ante el presidente de la República, Sergio Mattarella. Porque, recordemos, después de la clamorosa derrota que encajó el domingo en el referéndum y que le llevó a anunciar esa misma noche su intención de dimitir, el presidente de Italia le pidió el lunes a Renzi que siguiera al frente del Gobierno hasta que se aprobaran los presupuestos generales. Este miércoles, a las 14.30 horas, los presupuestos generales se convirtieron en ley, tras obtener la luz verde en el Senado con 173 síes y 108 noes. Y por la tarde, Renzi cumplió con su palabra y presentó su dimisión.

Despedida de Matteo Renzi. (La Repubblica)

Pero antes, Renzi dejó muy clara su solución, cuál sería la propuesta que le iba a presentar a Mattarella. Y que se reúne en una frase: o se pone en pie un Ejecutivo de coalición o en cuanto el Tribunal de Constitucional se pronuncie el 24 de enero sobre la ley electoral se convocan comicios (sin esperar a la aprobación de una nueva ley electoral) y los italianos deciden en las urnas quién quiere que les gobierne. Porque, en palabras de Renzi, en este momento de crisis no se puede exigir responsabilidades sólo al Partido Democrático, la formación de centro-izquierda de la que es secretario general. "Somos responsables, pero no podemos ser los únicos: ya hemos pagado el precio de la soledad de la responsabilidad", anunciaba en referencia a la derrota sufrida en el referéndum, en el que el Gobierno fue el único en hacer campaña por el SI, con toda la oposición frente a él e incluso teniendo en contra a algunos importantes exponentes del Partido Demócrata (PD).

"Tocará a los grupos parlamentarios decidir qué hacer. ¿Queremos convocar inmediatamente elecciones? En ese caso habrá que esperar la sentencia del Tribunal Constitucional del martes 24 de enero para después ir a votar con las actuales leyes electorales", asegura el primer ministro. "Si los grupos parlamentarios quieren sin embargo continuar con esta legislatura, deberán indicar su propia disponibilidad a apoyar un Gobierno que afronte la aprobación de una nueva ley electoral y sobre todo un 2017 muy importante a nivel internacional".

Renzi ha dejado claro en las últimas horas a su colaboradores más cercanos que no le da ningún miedo ir a elecciones anticipadas, todo lo contario. Su razonamiento es que a pesar de haber perdido clamorosamente el referéndum (con un 40% de los votos por el SI, frente a un 60% de las papeletas con el NO), ese 40% de electores que le apoyaron son fieles y compactos y volverían a votar por él y por el Partido Demócrata en unas elecciones generales, permitiendo a esa formación cantar victoria y a Matteo Renzi volver a ser primer ministro. (Irene Hdez. Velasco / El Mundo)