miércoles, 7 de diciembre de 2016

10:53:00
CIUDAD DE MÉXICO, 7 de diciembre de 2017.- Ser estudiante del nivel socioeconómico más alto, tampoco es sinónimo de éxito, y es que de acuerdo con la prueba PISA, las escuelas privadas igualmente arrojaron resultados insatisfactorios según indica la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

En Ciencias, los estudiantes del decil económico más alto obtuvieron 474 puntos, por debajo del promedio de la OCDE que es de 493 puntos.

Además, 3 de cada 10 estudiantes del decil más alto de ingreso se ubicaron en los niveles más bajos de desempeño en la prueba PISA, es decir por debajo del nivel 2.


Ello significa que saben hacer cosas muy básicas y sencillas, pero no están preparados para competir en el mundo global y la economía del conocimiento.

Para Gabriela Ramos, directora del gabinete de la OCDE, el desempeño de la mayoría de las escuelas particulares no está rindiendo frutos.

Resultados Clave

El desempeño de México se encuentra por debajo del promedio OCDE en ciencias (416 puntos), lectura  (423  puntos)  y  matemáticas  (408  puntos).  En  estas  tres  áreas, menos del 1%  de los 
estudiantes en México logran alcanzar niveles de competencia de excelencia (nivel 5 y 6).

En ciencias, el rendimiento promedio de los jóvenes mexicanos de 15 años no varió significativamente desde el 2006.

En lectura, el desempeño se mantuvo estable desde el 2009 (la última vez que lectura fue el principal foco de la evaluación). En promedio, el rendimiento en matemáticas mejoró en 5 puntos por cada tres años entre el 2003 y el 2015. 

México invierte USD 27 848 en educar a cada estudiante entre las edades de 6 a 15 años. Este 
nivel de gasto es 31% del promedio de la OCDE,  mientras que el PIB per cápita de México
(USD 17,315) es 44% del promedio de la OCDE.

En promedio, los chicos mexicanos obtienen resultados más altos que las chicas en la evaluación de ciencias, pero existe un porcentaje similar de chicos y chicas con bajo y alto desempeño. Alrededor del 45% de los chicos y el 36% de las chicas tienen la expectativa de estar trabajando en una ocupación relacionada con las ciencias  cuando cumplan  30  años; en ambos casos estos resultados se encuentran significativamente por encima del promedio OCDE. 

Los estudiantes en México declaran altos niveles de interés en ciencias comparados con sus pares
en otros países OCDE - ya sea medido a través  de  sus expectativas de tener una carrera profesional
relacionada con las ciencias, de sus creencias en  la importancia de la investigación científica, o
de su motivación por aprender ciencias. Sin embargo, estas actitudes positivas están débilmente asociadas con el desempeño de los estudiantes en matemáticas.

En México, el 11% de la variación en el rendimiento en ciencias es atribuible a las diferencias en estatus socio -económico de los estudiantes, y los estudiantes  en desventaja socio-económica tienen más del  doble de probabilidad que pares más aventajados  socio-económicamente de no alcanzar el nivel de competencia básico en ciencias. En ambos  indicadores, la relación entre estatus socio
-económico y rendimiento académico es más débil en México que en el resto de los países OCDE en promedio. (OCDE)