viernes, 22 de abril de 2016

02:01:00
VANCOUVER, Canadá, 22 de abril.- En la clínica Insite, 110 adictos a la heroína pueden inyectarse la droga tres veces al día bajo supervisión médica, por si llegan a tener una sobredosis.

Además, el personal les provee agujas y cucharas limpias, para evitar cualquier infección.

Insite es el único centro médico en Norteamérica que hace esto, y su propósito es reducir la cifra de muertes relacionadas con las drogas, sacar a los adictos de las calles, y eventualmente, darles tratamiento.
(Ruth Fremson/The New York Times)

Insite también ofrece terapias, consultas médicas y grupos de apoyo para los drogadictos.

Según las últimas estadísticas de los Centros de Control de Enfermedades de los Estados Unidos, más de 10,000 personas perdieron la vida por una sobredosis de heroína en el país en el 2014.

Por esto, algunos lugares de Estados Unidos  buscan implementar medidas similares a las que realiza Insite en Canadá. Telemundo / The New York Times)