viernes, 22 de abril de 2016

20:07:00
CIUDAD DE MÉXICO, 22 de abril.- El Senador Daniel Ávila Ruiz presentó una denuncia en contra de quienes resulten responsables por las irregularidades en el uso de recursos públicos federales destinados en el ejercicio fiscal 2013-2015 al Hospital Psiquiátrico de Yucatán.

Fotografía auténtica de la aplicación de electroshocks a una paciente del Hospital Psiquiátrico de Yucatán. Escribe Daniel Ávila en su face: Los pacientes del Hospital Psiquiátrico de Yucatán son tratados con terapias de electroshocks durante las cuales llegan a tener convulsiones hasta de un minuto. Esta práctica está prohibida en nuestro país porque viola los derechos humanos de los pacientes. Exigimos la intervención de la Secretaría de Salud del Gobierno Federal. ¡No más electroshocks en el Hospital Psiquiátrico de Yucatán!

Respaldado por expertos en la materia, el legislador hizo énfasis en la violación a los derechos humanos de los pacientes de dicho centro, señalando que se encuentran en condiciones infrahumanas e indignantes. (Enlace a video de la intervención del Senador).

Ávila Ruiz señaló que la denuncia se presentó ante la Auditoría Superior de la Federación (ASF), la Secretaría de la Función Pública (SFP) y el Órgano Interno de Control de la Secretaría de Salud (OICSS), con el objetivo de denunciar las irregularidades en el uso de recursos públicos en algunos hospitales psiquiátricos del país.

El legislador Ávila Ruiz contó con la compañía de los senadores Luis Sánchez Jiménez y Víctor Hermosillo y Celada, la doctora Virginia González Torres, Directora General del Secretariado Técnico del Consejo Nacional de Salud Mental (CONSAME); Cristian Eduardo Treviño Guerson, Subdirector de Desarrollo de Instrumentos para la Atención en Salud Mental; Karla María Barragán Peña, Subdirectora de Acreditación y Fomento y María Elena Bravo Bustamante, Subdirectora de Investigación y Desarrollo en Salud Mental.

Ávila Ruiz aseguró que las instalaciones se encuentran en muy mal estado, además de tener infraestructura inadecuada de escasez material, equipo y de bienes, así como un servicio inadecuado para los usuarios.

El Senador panista precisó que dentro del Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2015 se asignaron 7 millones 800 mil pesos al Hospital Psiquiátrico de Yucatán, los cuales no fueron comprobados por las autoridades del nosocomio durante diversas visitas de revisión que se realizaron por parte del Consejo Nacional de Salud Mental.

“Durante las visitas se encontraron irregularidades, de uso indebido de los recursos públicos federales, es por ello, que es primordial conocer el estatus real de los recursos brindados al Hospital Psiquiátrico de Yucatán, así como el funcionamiento en la calidad de sus servicios”, subrayó.

Asimismo, Ávila Ruiz mencionó que entre las anomalías que se detectaron está el deficiente aire acondicionado.

“Se encontró que en el ejercicio 2015, se asignaron recursos por 2 millones 316 mil pesos, considerados para 100 usuarios (pacientes) asistiendo a un taller, cinco días a la semana con un pago de $40.00 pesos diarios. Sin embargo, durante las supervisiones y revisiones al Hospital se observó que los usuarios no asisten a los talleres, porque no se les permite; además de que no se presenta documentación comprobatoria que justifique la inasistencia de los usuarios a los talleres, ni tampoco sobre la administración de los recursos, así como el destino final de los mismos, entre muchas otras anomalías detectadas por Consejo Nacional de Salud Mental”, subrayó el Senador Ávila Ruiz.

En este sentido, reiteró que su objetivo primordial es denunciar las irregularidades en el uso de recursos públicos federales destinados al Hospital Psiquiátrico de Yucatán; además de responsabilizar y castigar a los responsables por el desvío de recursos públicos.

Adicionalmente, Ávila denunció públicamente que los pacientes del Hospital Psiquiátrico de Yucatán son tratados con terapias de electroshocks durante las cuales llegan a tener convulsiones hasta de un minuto. Esta práctica, dijo, está prohibida en nuestro país porque viola los derechos humanos de los pacientes. (Con información del Senado de la República)