martes, 7 de julio de 2015

20:51:00
MÉRIDA, Yucatán, 7 de julio.- El PAN gobernará la capital yucateca en los próximos tres años, gracias a la preferencia electoral de una minoría que se manifestó en la pasada votación electoral y que ha significado un retroceso para este partido político en comparación con las elecciones desarrolladas tres años atrás.

Luis Castillo, Enrique Alfaro, Rubén Segura, Jorge Dogre, Marisol Gómez, Alejandra Cerón y Guty Espadas integran la bancada priista en el Cabildo meridano (foto: JMRM / Archivo)

Para los regidores del PRI en el Cabildo de Mérida, el retroceso es evidente. Hace tres años, el PAN ganó con 201,804 votos y ahora con 170,449, es decir, un rechazo de 31,355 votos, que se debe, sin duda, a la pésima administración de Renán Barrera Concha.

El candidato panista, según la cifra del IEPAC, obtuvo 170,449 sufragios de una lista nominal de 627, 531 votantes, que en otras palabras representa el 27.16 por ciento de todos los votos, es decir, tres de cuatro meridanos rechazaron al PAN y al actual alcalde electo.

Pero si se toma en cuenta al total de la población de la capital yucateca, de casi un millón de habitantes, los números son reales y contundentes, pues el respaldo de los habitantes para el PAN y el alcalde electo Mauricio Vila Dosal es de tan solo 17 por ciento de aceptación de toda la poblaación.

Por ello, los regidores del PRI en el cabildo meridano lamentan la distorsión de la realidad que intenta disfrazar el Secretario de la Comuna Alejandro Ruz Castro, porque a base de mentiras trata de confundir y desviar el tema central, que es el pésimo desempeño del alcalde Renán Barrera Concha.

La bancada priista señala que la responsabilidad institucional del alcalde Renán Barrera debe prevalecer sobre su interés personal y eso es lo que no ha ocurrido porque es bien sabido que el munícipe ha sido rechazado en tres ocasiones por su partido, el PAN, para buscar otro puesto y continuar con sus aspiraciones políticas, lo que ha originado una distracción natural que se ha reflejado en dejar la administración municipal más endeudada en la historia de Mérida, con una deuda que superaría los 500 millones de pesos.

Este endeudamiento se refleja en los 150 mdp por un préstamo a 15 años, 27 mdp por demandas de juicios particulares y más de 300 mdp por el caso de las luminarias, que aún están en juicio. (Boletín)