sábado, 25 de abril de 2015

20:03:00
MÉRIDA, Yucatán, 25 de marzo.- El candidato del PAN a la alcaldía Mauricio Vila Dosal manifestó que los Torres y el PRI no impedirán que Mérida tenga un nuevo sistema de transporte público, pues su abanderado Nerio Torres Arcila posee diversos conflictos de interés en el área, los cuáles fueron omitidos en su declaración iniciativa #3de3 en la página de Internet www.candidatotransparente.com


Respecto a sus afirmaciones sobre su presunta omisión en la declaración de 72 predios en dicha iniciativa, Mauricio Vila manifestó lo siguiente: “A Nerio Torres le repito: ni yo ni mi familia hemos manejado nunca presupuesto, pues mi patrimonio y el de mi familia es producto del propio esfuerzo. Tú no tienes otra manera de explicar la riqueza de tu familia y los grandes negocios que han hecho desde el transporte público a costa de un pésimo servicio que sufren los meridanos todos los días.”

-Este es un tema que puede interesarle a la autoridad hacendaria, pues Torres Arcila aseguró en un foro de la Universidad Marista el 17 de mayo de 2012 que “sólo tiene una concesión o placas para taxis”, por lo tanto es concesionario del Frente Único de Trabajadores del Volante y se infiere que el abanderado del PRI es socio de un sindicato que tiene claros intereses en el tema del transporte urbano, salvo que las haya dejado.

Mauricio Vila manifestó que Torres Arcila omitió informar a los ciudadanos que su primo René Humberto Márquez Arcila, es el auditor superior del gobierno de Yucatán y cómo esa influencia se ha usado y puede emplearse en su desempeño como ex director del ISSSTEY y mañana en el remoto caso que llegue a la alcaldía. Incluso, agregó, su primo es quien aprobó como limpias las cuentas públicas de la administración estatal de Ivonne Ortega y Angélica Araujo.

Afirmó que por ésta razón, toda la propuesta sobre el tema que expuso Torres Arcila durante el debate radiofónico se remite únicamente a lo que haga o deje de hacer el gobierno del estado, pues en realidad son sus propios intereses los que están en juego como competidor de los concesionarios de transporte público.

-A Nerio Torres le conviene que no se modernice el sistema de transporte público para que sus sitios de taxis sigan siendo solicitados en virtud de que los camiones no dan el servicio que la gente necesita. Agregó que no descarta que exista todo un plan para que los Torres sigan controlando el transporte público de Mérida y que por esa razón no impedirá que el grupo que ha lucrado con el servicio de transporte urbano logre conseguir que Mérida cuente con un buen servicio, eficiente y moderno que redunde en un ahorro en las familias, como el Transporte Inteligente de Mérida.

Agregó que es una propuesta que le incomoda al abanderado del PRI porque no sólo no acepta que públicamente tiene ese conflicto de interés sino que no puede explicar cómo su propio primo, el auditor superior del Estado no encontró ninguna anomalía en el quebranto del ISSSTEY por más de 2 mil millones de pesos, desviando las cuotas de miles de empleados de gobierno, entre los que se encuentran maestros, policías, burócratas, a quienes cada quincena les fue descontado de su sueldo y hasta hoy nunca se supo dónde fue a parar.

-Aunque al ISSSTEY le hayan dado terrenos para compensar, como se hizo hace unos meses, no se podrá recuperar la capacidad financiera que se perdió desviando las pensiones y jubilaciones de los trabajadores.

-Nerio sigue mintiendo a la gente: si su primo el auditor, no halló anomalías en el ISSSTEY, no es difícil imaginarse por qué tendría que actuar diferente en el remoto caso de que el PRI llegue a la alcaldía de Mérida. Eso es lo que está en juego en la próxima elección del 7 de junio: o seguimos adelante, con paso firme y con decisiones valientes o regresamos al modelo de administración que gobernó de espaldas a la gente.

Mauricio Vila deploró que el candidato del PRI realice una guerra sucia al involucrar a personas como su padre que falleció de leucemia hace 20 años y que resulta increíble que se utilice este tipo de vilezas con tal de mantener su afán de poder.

-Sigue mintiendo cuando dice que su padre no vivió de la administración pública, pues su progenitor relata en su autobiografía “Mis Memorias” que ha sido secretario de la Comuna en el gobierno municipal priista en el período de 1985-1987. Hoy es empleado de la policía estatal, misma situación que también fue omitida en la declaración de conflictos de interés así como la falta de transparencia en el otorgamiento de concesiones de placas a los taxistas.

Agregó que todo Mérida recuerda como su papá tiene el monopolio del transporte y que ese monopolio ha sido construido do a base de intimidación e incluso golpes, como lo reconoce el autor en la página 18 de su autobiografía. (Boletín)