domingo, 15 de marzo de 2015

12:24:00
MÉRIDA, Yucatán, 15 de marzo.- En antesala a la presentación de la tertulia literaria "Monos de texto gratuito", realizada este sábado en el marco de la Feria Internacional de la Lectura Yucatán 2015 (Filey) caricaturistas de los principales períodicos del país sostuvieron un encuentro con los medios de comunicación.

Tacho, de Milenio; Rictus, de Reforma; Rocha, de La Jornada; Alarcón, de El Financiero; Magú, de La Jornada; Kabeza, de Milenio y Siraco (foto: JMRM)

Gonzalo Rocha aprovechó la oportunidad para elogiar la labor de los caricaturistas del semanario francés Charlie Hebdo, quienes fueron asesinados por extremistas musulmanes por defender la libre expresión.

A su parecer, el límite de la libertad de expresión consiste en saber qué tan consecuente va a ser uno con lo que publica y si está dispuesto a defenderlo.

Respecto al manejo de publicidad por parte de los distintos órdenes de gobierno para los medios de comunicación, señaló que en estas cuestiones priva más el amiguismo que el mérito por alcance que pueda tener la publicación.

Tacho opinó que la censura más fuerte que enfrentan en su oficio es la autocensura, hasta dónde está dispuesto uno a llegar, y que por lo tanto puede ser la más amable o más dura.

"O te pegan o te pagan, pero que no te peguen significa que no estás diciendo absolutamente nada", opinó Alarcón.

Advirtió que actualmente se está viviendo una crisis sobre las nuevas generaciones ("camadas") de caricaturistas, quienes prefieren hacer cómics e historietas, lo cual ha llevado a  un estancamiento en la caricatura política.

La amenaza del fanatismo religioso

Magú aseguró que nunca ha sido amenazado. Al respecto, Siraco indicó que la amenaza que enfrentan actualmente es la de perder un seguidor.

Sin embargo, Rocha hizo mención del incidente registrado  en el año 2,000, cuando en un acto de intolerancia dos personas destruyeron una obra de Manuel Ahumada, que estaba en exhibición en un museo de la ciudad de Guadalajara, por ver vulneradas sus sensibilidades religiosas.

"La represión no viene de los políticos sino del fanatismo religioso", advirtió Magú. (JMRM)