domingo, 7 de diciembre de 2014

14:17:00
MÉRIDA, Yucatán, 7 de diciembre.- Al presentar su cuarta edición de la Noche Blanca, Mérida vuelve a colocarse en el mapa nacional e internacional de la cultura, manifestó el Alcalde Renán Barrera Concha al inaugurar este evento que congrega a miles de meridanos y visitantes.

Concierto de Lila Downs en la Plaza Grande.

—Nuevamente Mérida y su amalgama cultural nos convocan a tomar sus calles, a hacerlas nuestras y disfrutar de una noche de “Arte a tope”, como reza el eslogan de esta edición —manifestó el Concejal en la ceremonia que se realizó en el patio central del “Olimpo”.

El Presidente Municipal recordó que la Noche Blanca es un evento que comenzó esta administración, pero no como iluminados, sino después de escuchar las inquietudes, tanto de los meridanos que demandaban espacios para enriquecer su espíritu, como de artistas que demandaban espacios de expresión.

—El resultado es este programa que, como podemos ver, ya no pertenece al Ayuntamiento que sólo organiza y brinda facilidades, pero el arte, los espacios y el disfrute es de los meridanos —recalcó—. Es una noche que convoca y convida. Convoca, porque reúne, como se puede ver en las calles del Centro Histórico, y convida porque comparte el legado cultural del pasado, el que se está construyendo en el presente y lo que será en el futuro.

—Mérida convoca y convida por su calidad de vida, ya que en 2014 ha sido catalogada, según reciente estudio del Gabinete de Comunicación Estratégica, como la segunda mejor ciudad para vivir de todo México —destacó—. El 72% de los meridanos encuestados considera que su calidad de vida es notoriamente superior en comparación con el año anterior, cifra que contrasta con el 44% que consideró lo mismo hace dos años, en 2012.

—Hay dos indicadores en los que Mérida supera a Colima, que ocupó el primer lugar: museos y espacios históricos ya que Mérida obtuvo 3.3 y Colima 3.0, y en cuanto a centros de diversión, con 3.3 y 3.2 en el mismo orden. En ambos casos la calificación más alta es 4.

El Alcalde señaló que el Ayuntamiento procura el bienestar integral de los meridanos, tanto en lo físico como en lo espiritual. Lo físico, mediante servicios públicos básicos y de salud eficientes, y lo espiritual mediante servicios culturales y educativos.

Proyección en tiempo real de tweets con fotos de La Noche Blanca.

De acuerdo con el estudio del GCE, Mérida tiene un índice de satisfacción en servicios municipales que la ubica entre las primeras cinco mejores ciudades del país.

—Mérida nos convoca y convida —dijo—: Nos convoca a seguir trabajando de la mano con la sociedad para mejorar su calidad de vida y llegar al primer lugar, y nos convida a disfrutar su calidad de vida y mostrarla a propios y extraños para que la amen y disfruten.

Renán Barrera recordó que en la primera edición, la Noche Blanca registró 20 mil asistentes, la segunda 30 mil y la tercera 54 mil. En esta cuarta edición participan 400 artistas y se realizarán 120 eventos en 60 sedes.

También intervinieron en la ceremonia el Antrop. Irving Berlín Villafaña, director municipal de Cultura, quien en breve espacio destacó la vida del recién fallecido Silvio Zavala Vallado; José Luis García Pérez, delegado de la Sociedad Mexicana de las Artes Plásticas, y el artista plástico y expositor Manuel Lizama.

Posteriormente, Renán Barrera y acompañantes recorrieron las exposiciones instaladas en el Centro Cultura “Olimpo”: “Lo que esconde la noche”, de Carlos Génova; “Expresiones costumbristas”, de Lizama, Julio Castillo, Víctor Argáez y José Luis Aké, y “Maestros con trayectoria”, de la delegación de la Península de la Somaap.

También presidieron la ceremonia Roger Metri Duarte, secretario estatal de la Cultura y las Artes; la Dip. Fed. Margarita Saldaña Hernández, presidenta de la Comisión de Cultura y Cinematografía de la LIV Legislatura, y el regidor Elías Lixa Abimerhi.

El Alcalde se trasladó al Museo de la Ciudad para inaugurar la exposición de Fernando Castro Pacheco, en donde destacó la trayectoria del multifacético artista yucateco.

Miles de personas salieron a disfrutar la cuarta edición de La Noche Blanca.

—Don Fernando fue un cronista de lo nuestro, de los trazos limpios en el lienzo y la vida.. hizo de las paredes un relato histórico y de los lienzos, el papel y el bronce, paisajes cotidianos —manifestó—. Por encima de todo, fue un hombre coherente, congruente, de valores estéticos y morales claros.

Hago votos para que 2015 sea el año de Fernando Castro Pacheco. También espera que, con el museo Diego Rivera, tener la exposición a lo largo de 2015.

Como uno más de los miles de meridanos que asistieron a la Plaza Grande, Renán Barrera disfrutó la pasarela en la cual el diseñador yucateco David Salomón presentó 16 de sus creaciones, teniendo como fondo la majestuosa Catedral.

Después, a unos cuantos pasos, disfrutó la presentación de la cantante Lila Downs, cuyo escenario se instaló en la confluencia de la 60 por 63.

La Noche Blanca, oportunidad de convivencia con familiares y amigos

La Noche Blanca fue motivo para una grata velada para los sentidos y motivo para la reunión con amigos y familiares en los distintos puntos de la ciudad donde se realizaron las actividades organizadas por el Ayuntamiento de Mérida.

Inauguración de la exposición de Fernando Castro Pacheco.

Uno de esos puntos fue el Museo Regional de Yucatán, en el Palacio Cantón, donde era constante el ir y venir de personas que acudieron a disfrutar una exposición de barro de Tlaquepaque, que ocupó el “sitio de honor” esta noche. Pero además, escaleras arriba, en el balcón de la señorial casona, Jazz Sensitive, de Mauricio Bonfiglio, regaló a los asistentes un agradable repertorio que atrajo a numerosos amantes de ese ritmo.

A unos metros de ahí, en el Remate del Paseo de Montejo, el grupo Los Deltons también reunió a numeroso público que disfrutó del romanticismo y la música vernácula. Familias enteras se congregaron para disfrutar la noche, fresca y despejada, que sirvió de marco a La Noche Blanca.

En el parque de Santa Ana, Dixie Mérida Street recordó la música de las grandes bandas y en Santa Lucía se presentó el Espectáculo de Tango, con Juan Manuel Coral, que incluyó música y baile típicos de Argentina.

Las notas de jazz inundaron la Casa de la Cultura Banamex del Museo Casa de Montejo, con su programa “De los 20´s a los 80¨s”.

El programa de La Noche Blanca fue amplio e incluyó también danza, cine, el Festival de Cine Mórbido en el Cementerio General, donde también se realizaron recorridos nocturnos.

Talleres infantiles, actividades para niños, vaquería en el Museo del Ferrocarril y diversas exposiciones en galerías del Centro Histórico, así como proyecciones de cortometrajes y documentales completaron el panorama que miles de meridanos y visitantes disfrutaron en esta cuarta edición de La Noche Blanca.

Varias Galerías incluyeron música en vivo en La Noche Blanca. Las guaguas que realizaron recorridos entre diferentes puntos de La Noche Blanca realizaron sus recorridos con cupo completo. También tuvo buena demanda el servicio de calesas.

Concierto de Los Deltons en el Remate de Montejo.

Atractivos para niños en La Noche Blanca

Los pequeños también tienen su espacio en la Noche Blanca para recrearse sanamente. La obra de teatro “De niños, peces y otros monstruos lunáticos”, se presentó en el teatro “Felipe Carrillo Puerto” con un auditorio lleno. Las risas de los niños se escucharon con frecuencia durante la presentación, llena de color y con música en vivo.

La historia giró en torno al reencuentro de unos primos adultos, quienes se reúnen para recordar las anécdotas de su niñez y relatar cómo ven el mundo los niños y como lo ven ahora siendo adultos.

Conchi León, directora y escritora de la obra, expresó que “La Noche Blanca” es un programa positivo que ofrece a los asistentes un abanico de entretenimiento para todas las edades.

—Es un acierto de las autoridades hacer este tipo de eventos masivos donde el público tiene la libertad de elegir qué espectáculo puede disfrutar, además de salir de casa y admirar la luna y la ciudad —dijo.

El arte circense también se sumó a la oferta cultural con “Patchcircus”, un nuevo espectáculo de la compañía Ilaii que conjuntó el talento de acróbatas y payasos mexicanos y una australiana con trayectoria. El espectáculo contó con varios números artísticos que al finalizar fueron ovacionados por la dificultad en sus ejecuciones. La presentación incluyó actuaciones de malabarismo con un cubo y un dúo con patines.

Andrés Aguilar “Capitán Capica”, líder de la compañía, manifestó que es importante que el gobierno municipal utilice los espacios públicos para llevar al cabo actividades de entretenimiento, gratuitas y de calidad, en los cuales se incluyan todas las artes.

—“La Noche Blanca” de Mérida es un ejemplo para otras ciudades de México, ya que acerca la cultura y las artes a la gente de manera gratuita y es una forma maravillosa de hacer uso de los espacios públicos con propuestas positivas y con mensajes de amor —indicó.

Presentación de los diseños de David Salomón en el atrio de la Catedral.

Casa Oriol, fue una de las galerías más concurridas ya que ofreció varios espectáculos. La elaboración de esculturas en hielo captó las miradas de los asistentes y quienes pasaron por el lugar.

Utilizando un cincel, una coa modificada, motosierra y esmeriladora, el escultor Marco Ocaranza, dio muestra de su habilidad para que unas marquetas de hielo cobraran vida y se transformaran en una luna en cuarto menguante y una sirena. El artista declaró que “La Noche Blanca” es una oportunidad para que la gente disfrute de la cultura.

—Con estas actividades muchas personas se dan la oportunidad de conocer otras opciones de entretenimiento gratuito, sobre todo para la gente de escasos recursos —mencionó.

Otro de los programas que tuvo buena aceptación del público fue la observación con telescopio de los objetos celestes en el planetario “Arcadio Poveda Ricalde”.

Luis Sabido, presidente de Club de Astronomía de la UADY, se mostró sorprendido por la respuesta del público para el avistamiento de la bóveda celeste. En esta ocasión las personas pudieron observar la luna y la nebulosa de Orión.

—Estas largas filas son una muestra de que la gente tiene interés por la astronomía —continuó—. Y me parece fantástico que “La Noche Blanca” incluya a la astronomía en su programación.

Por otra parte, el “Muro de la Felicidad” que proyectaba de imágenes en tiempo real de los “tweets” que usaban el Hashtag #LaNocheBlanca, fue un espacio de interés y diversión para los amantes de las redes sociales, ya que se quedaban esperando la publicación de su “tweet” para tomarse la foto del recuerdo o simplemente para ver lo que las personas subían a Twitter. (Boletín)