sábado, 31 de mayo de 2014

19:17:00
MÉRIDA, Yucatán, 31 de mayo.- La señora Ana Luisa González ha hecho pública su inconformidad por los malos tratos que presuntamente recibió su hijo en una obra a cargo del señor Francisco Rivas Gamboa, quien es presidente de la delegación local de la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga (Canacar).

Explicó que hoy en la tarde llegó del trabajo su hijo de 22 años con la voz quebrada y los ojos húmedos. En diciembre se gradúa de Ingeniero Civil, estudia en la Facultad de Ingeniería Civil y trabaja en una constructora.

"Mamá, hoy me sacaron de la obra que veía porque el señor Francisco Rivas Gamboa no les quería pagar a los albañiles a $45 al destajo, quería a $25 y yo le hablé al ingeniero donde trabajo para decirle y le dijo a los de seguridad que el lunes no me dejaran entrar a la obra", expresó el joven estudiante a su madre.

"Me paré junto al contratista y me dijo que qué hacia ahí y le contesté 'señor, es mi trabajo ver que se le pague a la gente' y él me contestó... 'Lárgate, no sabes quién soy'", narró a su progenitora, tras lo cual supuestamente se entabló el siguiente diálogo:

Joven: ''Y usted sabe quién soy yo?'
'No y ni me interesa', respondió el contratista.
Joven: 'Pues igual a mí no me interesa quién es usted, se cree un rey y no es nada'.
Contratista: 'Fuera de aquí, ijue puta o te voy a romper la madre y me cae que sí te la rompo, pinche chavito...'.

La inconforme añadió que su hijo no recibió $800.00 de su sueldo bajo el argumento de que trabaja medio día nada más.

"Franciso Rivas, achócate ese dinero porque a mi hijo gracias a Dios no le hace falta. A ti sí, eres un pobre infeliz, miserable, prepotente y mierda", expresó la señora González.

"Qué bueno que tu hijo perdió su distrito, porque gente así, de esa calaña, no sirve al gobierno, al contrario ¡lo quema!", añadió.

Doña Ana pidió a sus contactos compartir el caso para exponer su versión de los hechos, lo cual hacemos con las debidas reservas. (JMRM)