miércoles, 16 de abril de 2014

19:31:00
CHIHUAHUA, México, 16 de abril.- Luego del asesinato del seminarista Samuel Gustavo Gómez Veleta, el arzobispo Constancio Miranda Weckman ordenó cambiar los protocolos de seguridad para evitar que se repita otro hecho trágico con un representante de la iglesia.


Luis Martín Barraza Beltrán, rector del Seminario Arquidiocesano de Chihuahua, reveló que a partir de ahora los 75 seminaristas deberán regresar temprano y pernoctar en las parroquias de sus respectivos municipios para no exponerse a riesgos debido a la inseguridad que priva en la entidad.

Los aspirantes a sacerdotes acuden cada Semana Santa a diferentes parroquias de la Arquidiócesis para apoyar con las celebraciones de la pasión y muerte de Jesucristo, y muchos de ellos se quedan a dormir en las comunidades por más apartadas que estén.

Ahora, sin embargo, por instrucciones del arzobispo Miranda Weckman deberán volver a las parroquias y pasar la noche ahí.

El rector del seminario informó del cambio de protocolo para los seminaristas durante Semana Santa, al concluir una misa de cuerpo presente en el seminario, a donde acudieron familiares, compañeros y sacerdotes para despedir a Gómez Veleta, quien fue asesinado el pasado domingo luego de ser asaltado en una comunidad del municipio de Aldama.

De acuerdo con compañeros y amigos, el seminarista fue “levantado” de la casa donde se hospedaba, en el ejido Emiliano Zapata ubicado en Aldama.

Vecinos del seminarista escucharon ruidos alrededor de las 2:00 horas del lunes, y en la vivienda encontraron los vidrios quebrados y una reja forzada.

Seminaristas y sacerdotes manifestaron su dolor por la pérdida del joven de 21 años, a quien calificaron como noble y alegre, presto al servicio. (Patricia Mayorga para Proceso)