sábado, 29 de marzo de 2014

20:09:00
MADRID, 29 de marzo.- La convocatoria de la Coordinadora 25-S llamada Jaque a la Monarquía ha resultado un verdadero fiasco. La poca concurrencia de personas y la lluvia han dejado en casi nada una protesta que, por no estar comunicada a la Delegación del Gobierno, carecía de autorización.

La realidad, y no es una frase hecha, es que había más policías que manifestantes. De los primeros, se había a movilizado 200 antidisturbios, sobre todo entre Cibeles, Neptuno (lugar de la protesta) y Atocha.


A las siete de la tarde, los policías ha habían identificado y cacheado a algunos jóvenes que resistían bajo la lluvia en el esquinazo de Neptuno con el Hotel Palace. Minutos después, una decena de personas, la mayoría de edad mediana, desplegaba una pancarta a la altura del cruce con la Carrera de San Jerónimo. Inmediatamente, los agentes los movieron hacia la acera.

Y allí han permanecido, primero cincuenta personas y más tarde, cuando la lluvia ha dado una tregua, unas cien, con proclamas e insultos contra la delegada del Gobierno, la Policía y la Monarquía.

A las 19.45, los convocantes, por megáfono, han dado por terminado el acto y se han marchado. Quienes se han quedado una media hora por las inmediaciones han sido unos 30 jóvenes, bastantes de ellos menores de edad, con capuchas, banderas negras y estética antisistema.

Al ver que la convocatoria había sido un fracaso rotundo, han intentado provocar a la Policía, insultándoles, pero no lo han conseguido. Los antidisturbios los han «pastoreado» por el paseo del Prado, hacia Atocha, y unos y otros se han disuelto.

Sólo se ha detenido a un joven, en la calle del Doctor Drumen, junto al Museo Reina Sofía, por atentado a agente de la autoridad. Se negó a identificarse y se puso violento con los agentes. (ABC)