viernes, 29 de noviembre de 2013

16:31:00
MÉXICO, 29 de noviembre.- En México, ante la escasez de donantes voluntarios de sangre sin vínculos con quienes van a recibirla, se hace necesario garantizar la seguridad transfusional mediante la aplicación de pruebas de biología molecular a la sangre donada a fin de descartar la presencia del virus de inmunodeficiencia humana, hepatitis B o C y sífilis, explicó en conferencia de prensa Araceli Malagón Martínez, vocal de la Asociación Mexicana de Medicina Transfusional (AMMT).


Durante el evento conmemorativo del Día Internacional de Lucha contra el Sida y Día del Químico, los cuales se celebran el 1 de diciembre, la ex directora del Banco de Sangre del Centro Médico Nacional “La Raza” del Instituto Mexicano del Seguro Social, expuso que actualmente, de los 555 bancos de sangre del país, sólo entre 35 y 40 por ciento realizan pruebas de biología molecular a la sangre obtenida, lo cual implica que sólo es posible detectar virus como el VIH, si el donante ha tenido un período de ventana mayor a 15 días, es decir, existe cierto riesgo de que la sangre esté contaminada. 

Ante la situación, la patóloga clínica indicó que el uso de la biología molecular en todo el país reduciría el riesgo de infección de algún virus debido a que estas pruebas, a diferencia de los mecanismos actuales, realizan una amplificación de los ácidos nucleicos contenidos en la sangre y pueden identificar la presencia del virus en la sangre por mínima que sea. 

Esto permite que el período de ventana del VIH se reduzca de 15 a seis días; en el caso de la hepatitis B, de 38 a 25 días y en el de la hepatitis C, de 60 a cinco días, añadió la coordinadora editorial de la AMMT. 

Por esta razón, Malagón Martínez comentó que a partir de enero de 2014, la AMMT impulsará una modificación a la Norma Oficial Mexicana 253, referente a la disposición de sangre humana y sus componentes con fines terapéuticos, con el objetivo de que las pruebas de biología molecular sean obligatorias en todos los bancos de sangre del país. 

Donación voluntaria 

Otra opción para garantizar una sangre segura es mediante la donación voluntaria por parte de personas que no están obligadas a donar sangre para algún familiar o conocido, explicó la química Clotilde Estrada, presidenta de la AMMT, quien también comentó que la cifra de este tipo de donación en México es de apenas 2.7 por ciento del total de donaciones anuales. 

A diferencia de las personas que tienen la obligación de donar sangre, los donantes voluntarios no mienten en los cuestionarios de evaluación y suelen no tener conductas de riesgo, afirmó la también integrante de la Sociedad Internacional de Medicina Transfusional. 

Por esta razón, la especialista recalcó la importancia del tema pues en primer lugar se garantiza que ninguna persona que reciba sangre de los bancos se infecte de algún agente patógeno, y por otro, se tiene la reserva nacional necesaria para que el país afronte una contingencia. 

Al respecto, aseguró que actualmente se recaudan 1 millón 700 mil unidades de sangre al año cuando el país requiere de al menos 5 millones para ser autosuficiente. 

Por otra parte, la integrante del Grupo Cooperativo Latinoamericano de Medicina Transfusional comentó que para aumentar las cifras de donación voluntaria se deben erradicar mitos como que la donación provoca debilidad, desmayos o gordura. Además, indicó, las personas con perforaciones o tatuajes pueden hacerlo siempre y cuando haya pasado un año del proceso. 

Afirmó que no es posible la adquisición de alguna infección viral por donar sangre, pues todo el material abierto en el banco de sangre, se utilice o no, es destruido y procesado para su desecho. 

Cifras históricas del Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH/sida indican que entre 1984 y junio de 2013, en México se han registrado 2 mil 869 casos de personas seropositivas cuya forma de adquisición del virus fue por una transfusión sanguínea. 

El año en que más registros hubo fue 1988 con 444, que representaban 23 por ciento del total de los casos detectados en ese año. La última vez que se presentó una situación de este tipo fue en 2004, y anteriormente, no hubo registro alguno desde 1998 cuando se detectaron ocho casos. (Leonardo Bastida Aguilar para NotieSe)

0 comentarios:

Publicar un comentario