sábado, 30 de noviembre de 2013

22:36:00
CAMPECHE, 30 de noviembre.- Los padres del médico pasante Julio Arroyo Ocaña, quien fue hallado muerto en extrañas circunstancias el pasado lunes en la unidad de salud rural donde prestaba su servicio social, rechazaron la teoría del suicidio que maneja la Procuraduría General de Justicia del Estado y exigieron una investigación apegada a la verdad.

El cuerpo del joven galeno fue encontrado desnudo y con diversas cortadas en el cuerpo en la unidad médica de La Cristalina, en el municipio de Candelaria. Hasta el momento la PGJE se ha inclinado por la hipótesis del suicidio y de que las heridas fueron autoinfligidas.

El caso sacudió a los compañeros del occiso que alzaron la voz para exigir justicia ante la posibilidad de que se trate de un asesinato y también demandaron garantías de seguridad para quienes son enviados a las comunidades rurales a prestar su servicio social.

Aunque las pesquisas no han concluido, la PGJE defiende la versión del presunto suicidio con el argumento de que el joven dejó una carta póstuma en el sitio donde se halló su cuerpo, además de que en el lugar no se encontraron evidencias de violencia.

En conferencia de prensa, en la que estuvieron acompañados por el abogado Juan Carlos Zapara Acosta, Minerva Ocaña Hernández y Julio Arroyo Montejo, aseguraron que su hijo “siempre fue un joven como todos, él era normal, siempre luchó por salir adelante, nosotros sólo estamos buscando que se nos haga justicia y que nos digan la verdad, que las autoridades hablen con la verdad”.

Dijeron que hasta el momento las autoridades no les han mostrado la supuesta carta póstuma que escribió Julio y sostuvieron que éste no tenía conflictos que lo llevaran a quitarse la vida.

Comentaron que esperarán el tiempo que la PGJE les ha pedido para resolver el caso, empero exigieron una investigación profesional y apegada a la verdad pues no creen en la teoría del suicidio porque quedan muchos cabos sueltos que refuerzan más la del posible asesinato.

A su vez, una comisión de médicos pasantes de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Campeche (UAC) y sus padres se reunieron esta noche a puertas cerradas con el secretario de Salud, Alfonso Cobos Toledo, para tratar el asunto de la inseguridad en las comunidades donde son enviados a prestar su servicio social. (Rosa Santana para Proceso)

0 comentarios:

Publicar un comentario