viernes, 29 de noviembre de 2013

01:10:00

He Zili corre en el patio de su casa en la provincia de Zhejiang, en China. El niño sufrió un golpe en la cabeza al año de edad y comenzó a sufrir desórdenes mentales. Según su familia, no tienen elección sino mantenerlo encadenado porque tiene la tendencia de atacar a quienes lo rodean.  (William Hong/Reuters) 

0 comentarios:

Publicar un comentario