viernes, 29 de noviembre de 2013

22:02:00
EL VATICANO, 29 de noviembre.- Durante un encuentro con la Unión de Superiores Generales, el papa Francisco exhortó hoy a los directivos de las congregaciones religiosas a evitar el “clericalismo” y la “hipocresía” en la formación de sus futuros misioneros.


Y recomendó:

“La formación es una tarea artesanal, no una labor de policía. Su objetivo es formar religiosos que tengan un corazón tierno y no ácido como el vinagre. Todos somos pecadores, pero no corruptos. Hay que aceptar a los pecadores, no a los corruptos”.

El pontífice sorprendió a los 120 superiores generales que participaron en el encuentro, ya que se salió del protocolo y prefirió un diálogo directo de preguntas y respuestas que se prolongó durante tres horas.

Jorge Bergoglio dijo que la formación religiosa debe estar basada en cuatro pilares fundamentales: espiritual, intelectual, comunitario y apostólico.

Al concluir su formación –agregó–, los religiosos deben ser “coherentes con su fe” y salir al mundo:

“Dios nos pide que dejemos el nido que nos arropa y que salgamos a los confines del mundo. Esta es la forma más eficaz de imitar al Señor”, señaló.

También dijo que, al momento de llevar el mensaje evangélico a otras culturas, “la Iglesia debe pedir perdón y considerar, con vergüenza, sus fracasos”.

Antes de despedirse de la Unión de Superiores Generales –cuyo encuentro se realizó en Roma del miércoles 27 a este viernes 29–, Francisco anunció que el 2015 será un año dedicado a la vida consagrada. (Rodrigo Vera para Proceso)

0 comentarios:

Publicar un comentario