viernes, 20 de septiembre de 2013

16:58:00
CIUDAD DE MEXICO, Distrito Federal, 20 de septiembre.- Cronómetro en mano, ilusiones intactas, ambiciones amazónicas y el mejor de los pretextos para levantar a un Tri desmayado... destellos que emanaban del Rey Midas Víctor Manuel Vucetich, quien a una semana de su arribo entregó un equipo transformado, con acento norteño y líderes resucitados.

El Rey Midas.

En entrevista, el flamante director técnico de la Selección Mexicana considera que no le debe demostrar nada a nadie, de cara a los últimos dos duelos de la eliminatoria, frente a Panamá y Costa Rica, los días 11 y 15 de octubre, respectivamente, convencido de que su incomparable palmarés no estará en tela de juicio en lo que resta de hexagonal final de la CONCACAF.

"No tengo que demostrar nada a nadie", contesta sin titubear, y agrega: "Me tengo que demostrar a mí mismo y buscar las alternativas de solución", porque "lo que buscamos es resolver todos los resultados que han puesto a la deriva la clasificación y eso es a lo que vengo", explica Vuce, y comparte "cero arrepentimientos", pese a no haber tomado antes las riendas del Tri, desde que era el primer y firme candidato, aún por encima de Chepo, con lo que quizá se hubiera evitado recibir la "papa caliente" que ahora hereda.

"No, definitivamente no me arrepiento. En Monterrey tuve los resultados que a lo mejor nunca pensé obtener y eso me deja tranquilo", asegura, mientras su lista tabula una novena de elementos procedentes de la Sultana del Norte, entre Rayados y Tigres. "Hoy tengo la libertad de tomar esta decisión, el periodo no es muy largo, es un tiempo muy corto, las circunstancia es complicada, pero es un proceso factible, hay confianza y por eso asumo el compromiso", añade, sin la intención de que se malinterpreten sus palabras.

"Mis circunstancias personales y familiares no me lo permitían", recuerda entonces, afanado en añadir la tan ansiada clasificación al Mundial en su historial de éxitos, eslabón que sería la parte más culminante de su trayectoria como entrenador.

Márquez, un líder resucitado. 

Culminante

"Es una prolongación más de nuestra carrera, es una gran oportunidad para llegar a un punto culminante dentro de lo que es fútbol y de ahí mantenernos el tiempo que sea necesario", asegura, más allá de los dos duelos del hexagonal y los tan "oportunos" partidos del repechaje contra Nueva Zelanda.

"Es evidente y obvio, como no hay nada prácticamente seguro, entonces no tiene caso hablar. Hay que ser muy concretos y claros. Tenemos dos compromisos actuales, dependemos del primero (Panamá) y posteriormente tendríamos los siguientes dos (Costa Rica y Nueva Zelanda), que también están sujetos en cuanto a los resultados", desglosa, para añadir que al igual que millones de mexicanos, también piensa "en Nueva Zelanda, por supuesto -en repechaje-, y en Brasil 2014", al final del camino.

Apostará por los experimentados

Víctor Manuel Vucetich apostará por los experimentados para enderezar la nave y tratar de ponerla rumbo a las costas brasileñas. De los 25 convocados sólo uno no ha vestido nunca la playera verde del conjunto tricolor: Lucas Lobos. Los otros 24 formaron parte del proceso de Chepo de la Torre y con él triunfaron o fracasaron.

Lucas Lobos se convirtió así en el décimo jugador naturalizado, de origen argentino, en ser convocado a la Selección Mexicana en todos los tiempos, mientras que de los regresos esperados por la afición sólo el de Rafael Márquez Álvarez se concretó, y el llamado a Oswaldo Sánchez se quedó en el tintero.

El Rey Midas confiará en esta primera etapa a una base de los dos equipos que conoce mejor, sus Rayados de Monterrey y el acérrimo rival: los Tigres. Serán cuatro los hombres que jugaron para Vuceen el Monterrey los que lo acompañen: Jonathan Orozco, Severo Meza, Hiram Mier y Jesús Zavala. El reto será motivarlos para que vuelvan a dar las actuaciones que dieron vestidos de verde en el 2012. A ese grupo se podría añadir al ahora rojiblanco Aldo de Nigris, toda vez que fue el referente ofensivo de Vucetich en su época dorada con Rayados. 

Lobos, el único convocado que nunca ha vestido el uniforme del Tri.
De Tigres el nuevo estratega tricolor eligió a su columna vertebral defensiva: Hugo Ayala, Carlos Salcido y a Jorge Torres Nilo, además de sus dos cartas comprobadas al frente: Damián Álvarez y Lucas Lobos. El fútbol regiomontano es, al menos en el papel, la apuesta para rescatar la calificación a Brasil 2014. 

Este primer llamado es un reconocimiento al buen paso de otro de los equipos de la Liga: el León de Gustavo Matosas. Con los defensa Rafael Márquez y Jonny Magallón, así como los volantes Luis Montes y Carlos Peña, el preparador tricolor premia el buen funcionamiento de las dos líneas que han rendido más en la campaña de los Panzas Verdes.

El resto de la convocatoria de Vucetich se armó con jugadores que pasan por un buen momento individual (Esteban Arce, Ángel Reyna, Miguel Layún e Isaac Brizuela) y por otros que antes han demostrado calidad y reciben una segunda oportunidad como Marco Fabián, Raúl Jiménez y Oribe Peralta.

Le arman el 11

La frase latina: Vox populi, vox Dei que en castellano significa La voz del pueblo es la voz de Dios, es normalmente usada para ensalzar la sabiduría popular y el sentido común.

Esta frase encajaría perfectamente luego de un sondeo levantado por este sitio web en el que los lectores designan quienes serían los 11 que debería utilizar el nuevo técnico de la Selección Mexicana, Víctor Manuel Vucetich, luego de que dio a conocer su primera convocatoria para el equipo azteca.

La participación de los internautas puso como columna vertebral del equipo mexicano a Héctor Moreno en la defensa con el 68 por ciento de los votos, el más votado del sondeo, Ángel Reyna en el medio campo con el 50 por ciento de votos y a Oribe Peralta en el ataque con el 58 por ciento durante el ejercicio. Por lo que el técnico nacional tiene un clara imagen de lo que se podría hacer rumbo a los dos juegos eliminatorios restantes. (Agencias)

0 comentarios:

Publicar un comentario