jueves, 26 de septiembre de 2013

16:16:00
MÉXICO, 26 de septiembre.- Los nuevos impuestos propuestos por el Ejecutivo Federal en el paquete económico de 2014 "restringen la libertad de elección de los consumidores", aseveró Gonzalo Sánchez de Tagle, presidente y vocero del recién creado Centro para la libertad del consumo.


El impuesto al valor agregado (IVA) a colegiaturas, hipotecas, renta de viviendas y alimento para mascotas así como el nuevo gravamen para los refrescos y otras bebidas azucaradas (de un peso por litro) resultan "discriminatorios y afectan directamente el bolsillo de cualquier ciudadano"  porque todos serán trasladados por las empresas al consumidor final.

Según Sánchez de Tagle aunque los impuestos son "imposiciones" del gobierno para allegarse recursos, afecta la decisión de los ciudadanos como consumidores, por lo que el centro rechaza los nuevos gravámenes y pretende que se discutan. 

Al encarecerse las colegiaturas con el IVA, ejemplificó, "los padres de familia verán limitada su capacidad de elección y decisión sobre el derecho que tiene de escoger tal o cual escuela para su hijo, y lo mismo sucederá con el IVA a hipotecas y rentas de casa-habitación".

Además, dijo que el impuesto sobre el alimento a las mascotas "es un error garrafal porque lo toman como artículo de lujo" y el de los refrescos "es un impuesto a los gordos o gorditos". 

En todos los impuestos sugeridos, sostuvo, limitan la capacidad de todo ciudadano de decidir qué quiere hacer con su vida, qué quiere comer o beber, dónde quiere vivir  y pasear, con quién se quiere juntar. 

— Entonces, ¿quieren que estos impuestos sean eliminados?

—Nuestra propuesta en particular es la elección del ciudadano y nuestro objetivo inmediato es que se discuta todo este paquete de reformas a partir del punto de vista de ello...Nosotros lo que promovemos es que las medidas impositivas que se impongan (sic) tomen en cuenta la libertad del ciudadano...No proponemos que no haya impuestos sino que en la medida que se determine cada uno se tome en cuenta la libertad del ciudadano. No digo que no haya IVA, ni impuesto sobre la renta (ISR), lo que decimos es que en la consideración del dinero que nos van a quitar no restrinjan nuestra libertad de elección...Nuestra posición no es ni a favor ni en contra del impuesto, del que sea, sino a favor de la libertad de elección, a favor de qué queremos consumir sin que haya medidas ajenas a nuestra propia decisión que limiten esa libertad. No somos anarquistas.  

"Oportunistas"

Aunque fue creado hace cuatro meses tomando como bandera la legalización de la marihuana, el Centro para la Libertad del Consumo lanzó apenas un portal en internet www.consumidorlibre.org "para aprovechar, tal cual, el reflector y la oportunidad que da el debate público sobre la reforma hacendaria, y nuestra intención es que del portal se convierta en movimiento donde los derechos de libertad de elección y consumo del ciudadano sean tomados en cuenta. Nuestra primera campaña fue lo de la marihuana pero aprovechamos la circunstancia de la reforma hacendaria para lanzar el centro contra ésta y por una razón cien por ciento oportunista. Es decir, hoy por hoy el tema de la marihuana tiene reflectores, prensa y cobertura mediática pero creemos y esperamos que sea una buena estrategia lanzar el centro con la justificación de la reforma hacendaria porque va a impulsar más el centro, nos permitirá tener más reflectores", explicó Sánchez de Tagle. 

Aseveró que su organización difiere de otras que también defienden los derechos de los consumidores, como Al Consumidor que dirige Alejandro Calvillo, por considerar que éstas no abordan el tema desde una perspectiva "benéfica" para el ciudadano desde el punto de vista de su libertad de elección.

La estrategia de las otras organizaciones de consumidores, dijo, "está encaminada a una imposición sobre la premisa de que los consumidores no tenemos la capacidad de decidir qué consumir. No somos niños o menores de edad a los que tengan que decir qué hacer.  Somos mayores de edad, ciudadanos racionales que podemos tomar nuestras propias decisiones..Por ejemplo, ellos defienden los derechos de salud del ciudadano para que no consuman azúcares y toman como punto de vista que los malévolos de la historia es la industria, las empresas. Nosotros partimos de la base de que sí son responsabilidad de la industria las deficiencias de información que puede haber en el consumo, pero también es el gobierno,  y éste debe respetar nuestros derechos a la libre elección. En esa línea debe ir la discusión porque creo yo que una política de Estado no puede partir de la consideración de que por nivel socioeconómico o cultural no tenemos la capacidad para decidir por nosotros mismos". 

Si bien admitió que tal postura puede beneficiar a las empresas, Sánchez de Tagle deslindó a su organización de estar vinculada con el sector privado. (Susana González G. para La Jornada)

0 comentarios:

Publicar un comentario