domingo, 8 de septiembre de 2013

16:49:00
ROMA, 8 de septiembre.- El Papa Francisco pidió el domingo que termine el tráfico ilegal de armas y repitió su llamado para la paz en Siria.

"La guerra contra el mal significa decir no al odio fratricida y a las mentiras que lo alimentan, diciendo no a la violencia en todas sus formas, diciendo no a la proliferación de armas y al comercio ilegal de armas", dijo en su habitual Ángelus dominical.

"Siempre existe la duda de si estas guerras son por problemas reales o para vender armas", dijo.

Ante la multitud que llenaba la plaza San Pedro para escuchar la tradicional oración del Ángelus del domingo, el pontífice juzgó necesario "combatir el mal". "Esto implica, entre otras cosas, decir no al odio fratricida y a las mentiras de las que se sirve, a la violencia en todas sus formas, a la proliferación de armas y su comercio ilegal. Éstos son los enemigos que hay que combatir unidos y con coherencia, no siguiendo intereses, que no sean los de la paz y el bien común", declaró. (AFP)

"Hay una guerra comercial para vender estas armas en un mercado ilegal. Esos son los enemigos que hay que combatir - juntos y unidos, buscando el único interés de la paz y del bien común", dijo.

El llamado se produce horas después de que el Papa se dirigiese a unas 100,000 personas en la Plaza de San Pedro en un día de ayuno y rezo para alentar la paz en Siria.

"La violencia y la devastación en Siria debería parar de inmediato y deberíamos trabajar con un compromiso renovado con una solución justa a este conflicto fratricida", dijo el domingo, pidiendo la paz en Egipto, Irak y El Líbano.

Las peticiones de paz se producen mientras Estados Unidos y Francia estudian una acción militar para castigar al líder sirio Bashar al-Assad por el uso de armas químicas cerca de Damasco en un ataque que mató a cientos de personas.

Los países occidentales culpan a Assad por el ataque, aunque el Gobierno sirio niega su responsabilidad. (Reuters)

0 comentarios:

Publicar un comentario