viernes, 20 de septiembre de 2013

14:51:00
MÉRIDA, Yucatán, 20 de septiembre.- Punto de diversión de numerosas generaciones, el parque zoológico Centenario celebró esta semana 103 años de existencia y hoy lo festejó agasajando a sus visitantes más asiduos y que son el centro de su atención: los niños.

Estudiantes de varias escuelas acudieron esta mañana al popular centro de diversión en donde disfrutaron de un festival, de las instalaciones lúdicas, el zoológico y, por supuesto, recorridos en el trenecito acompañados por las mascotas “Cebra”, “Guardabosques” y “Venado”.

El obligado paseo en el trenecito.

Entre las escuelas asistentes están la Carlos Castro Morales, Leyes de Reforma, José Esteban Solís y el Centro de Formación Básica y Sensibilización Artística.

El parque zoológico Centenario abrió sus puertas el 18 de septiembre de 1910. En esta ocasión tuvo el mejor regalo para un zoológico en su aniversario: el miércoles pasado nació una cría de hipopótamo. Aún no se sabe el sexo porque el animalito no ha salido del agua donde está en compañía de su madre.

El MVZ. Wílliam Cabrera Borges, director del Parque Zoológico Centenario; ciudadano Luis Jorge Montalvo Duarte, subdirector de Servicios Generales, y MVZ Iber Rodríguez, jefe del Zoológico Animaya.

En este primer año de la administración han nacido 39 animales (12 aves y 27 mamíferos), entre ellos una cebra, un par de ocelotes, una zorra, una lechuza de campanario y un gaúr.

En lo que resta del año se espera el nacimiento de venados temazates y otros ocelotes.

Durante un recorrido que se ofreció a los medios de comunicación con motivo del aniversario, el jefe del zoológico, MVZ Wílliam Cabrera Borges, informó que la población del Centenario es de 590 animales de 94 especies.

Cabrera Borges muestra el área de las cebras y jirafas.

Un empleado manipula una serpiente.

Los festejos de aniversario concluirán este domingo 22. Entre las actividades se programaron festivales prehispánicos, payasos y botargas y concursos para toda la familia.

Para preservar y mejorar ese centro de reunión familiar, el Ayuntamiento de Mérida ya invirtió poco más de $1 millón en obras, que incluyen la creación de una cascada para los tucanes, ampliación de la sabana africana, que de un área original de 960 metros cuadrados pasó a 1,200; se habilitó un nuevo encierro para pitones a la entrada del herpetario, que también cuenta con cascada; una nueva jaula para rapaces y la elevación de la jaula de los tucanes y guacamayas.

Se colocaron en distintos puntos figuras de leones, tigres, guacamayas y un elefante, elaboradas con fibra de vidrio; se terminó el muro perimetral, se creó un ojo de agua en el área de cocodrilos y también fueron techadas áreas de encierros.

Para el año próximo hay planes de pavimentar o cambiar el piso de los pasillos para colocar concreto estampado, así como abrir un nocturnario y terminar la ampliación de la sabana africana.

El Centenario recibe un promedio de 64,000 visitantes al mes. Ocupa una superficie de 6.96 hectáreas y en sus inicios fue un jardín botánico que en 1962 se transformó en zoológico.

En el recorrido participaron también el director de Servicios Públicos Municipales, Roger Echeverría Calero; el subdirector de Servicios Generales, Luis Jorge Montalvo Duarte, e Iber Rodríguez Castillo, jefe de Animaya.