jueves, 26 de septiembre de 2013

16:18:00
Historias de reportero | Carlos Loret de Mola Álvarez | 26-IX-13

En su nueva faceta de meteorólogo, el ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador ha sumado a su lista de denuncias una nueva conspiración en su contra en la que estarían involucrados Televisa, Milenio y Peña Nieto (hasta ahí sin novedad), así como la Cruz Roja, el gobierno del DF, la ONU, los damnificados, los donantes, los satélites de la NASA, el planeta Tierra, el astro Rey Sol y, ultimadamente, Dios Padre.

Estas fuerzas incontrovertiblemente poderosas habrían complotado para formar dos ciclones, hacerlos llegar simultáneamente a México (por el lado derecho del mapa, con lo cual se corrobora la complicidad de la derecha en toda la trama), estacionarlos por un largo tiempo en varios estados (hasta aquí la participación divina, lo que sigue ya es talacha humana), fallar el pronóstico sobre la cantidad de lluvia que podrían soltar, dejar más de un millón de ciudadanos damnificados, generar un sentimiento de solidaridad entre la población, hacer del Zócalo un centro de acopio… y así impedir que López Obrador pueda usarlo para su mitin del 6 de octubre contra la reforma energética.


No es la primera vez que el principal líder opositor del país presume una conspiración de esta dimensión, que sólo lo caricaturiza, resta seriedad a sus denuncias de fondo, trivializa sus posiciones y facilita la descalificación en sus adversarios políticos.

En abril de 2005 murió el Papa Juan Pablo II. La información de todos los medios de comunicación de eso que llaman Hemisferio Occidental se volcó a la cobertura. En esas fechas, en México, López Obrador peleaba el proceso de desafuero y declaró que había un complot de medios de comunicación para ocupar todos los espacios con la noticia del Papa y reducir con ello la relevancia de su lucha.

Apenas antier preguntaron al ex candidato presidencial si tenían culpa el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre (del PRD), y el alcalde de Acapulco, Luis Walton (de Convergencia), en no haber evacuado a la población ni dar aviso de la tragedia que venía.

Contestó que “primero Televisa y Milenio, y luego Peña. Hay un sistema nacional para evitar desastres… No voy a contrariar a los que llevan víveres a los damnificados, pero pueden usarlo de pretexto para que no lleguemos (al Zócalo el 6 de octubre)”.

Acusó que las televisoras tienen satélites (falso, se difunden los pronósticos meteorológicos de las agencias oficiales de México y EU) capaces de detectar la crisis y contó que el viernes de los huracanes vio Primero Noticias de Televisa y en la sección del clima no se comentó nada sobre el asunto. Revisé el archivo: Raquel Méndez, titular del segmento, refirió ¡once! veces a Ingrid y Manuel. Pero qué le hacemos. AMLO no escucha. No lo digo yo. Lo dicen sus asesores, que le piden evitar engancharse en teorías conspiratorias que sólo dan penita.

SACIAMORBOS

Arrasó en Guerrero en la elección presidencial. Le ganó por nueve puntos porcentuales a Peña. No se ha parado en el lugar, no ha recolectado víveres ni ha hecho ningún llamado a la ayuda.

0 comentarios:

Publicar un comentario