sábado, 8 de junio de 2013

11:20:00
Pedro Echeverría V.

1. ¡Qué bueno que el presidente Ollanta Humala de Perú no se ha dejado chantajear con la solicitud de indulto presentada hace ocho meses, los 74 años de vejez o las enfermedades de Alberto Fujmori, preso por delitos de lesa humanidad desde 2009! “Después de valorar lo que es el arrepentimiento, los delitos de corrupción y derechos humanos, así como que no reúne las condiciones de gravedad para recibir el indulto presidencial, he llegado a la conclusión de no otorgar el indulto”. Debe recordarse que Fujimori gobernó Perú entre 1990 y 2000, fue condenado en abril de 2009 a 25 años de cárcel por los delitos de homicidio de 25 personas a manos de un escuadrón de la muerte del ejército en el marco de la lucha contra la guerrilla maoísta Sendero Luminoso.


2. Fujimori es un asesino de cabo a rabo. ¿Puede olvidarse que fue un campeón en el robo de 600 millones de dólares, junto a su ministro y consejero Montesinos, y que en 1997 –mientras entretenía negociando con los guerrilleros del Movimiento Armado Tupac Amaru- sus soldados llegaron y asesinaron (casi a “boca de jarro” a los 14 guerrilleros que ilusamente confiaban en él? Cuando en 1990 ganó la elecciones derrotando al pro yanqui escritor Vargas Llosa, se pensó que sería un buen presidente para el Perú que en ese momento atravesaba por una fuerte crisis económica y política. Al iniciar su gobierno puso en funcionamiento una serie de reformas que crearon confianza. Pero después de su reelección (1995) comenzó a operar en perjuicio del pueblo.

3. ¿No se recuerda acaso que a fines del año 2000, al verse acorralado por diversos escándalos durante electorales y su gestión, comenzando su tercer período de gobierno viajó del Perú para asistir a la cumbre anual de la APEC? De allí se trasladó a Japón –donde quiso renunciar a la Presidencia por fax y evadir así las acusaciones que se le hacían. No pudo mantener en Japón y en 2005 viajó a Chile de donde los peruanos lograron extraditarlo. En las pasadas elecciones quiso chantajear con su vejez y sus enfermedades aprovechándose de la bondad de los peruanos usando a su hija Seiko como candidata presidencial; pero afortunadamente fue derrotada por Humala, sino estuviera paseándose por todo Perú preparando su regreso al gobierno. ¿Cómo pueden tener estos personajes la enorme capacidad para engañar?

4. El corruptísimo presidente de Brasil, Collor de Mello desapareció de la escena política después de ser descubiertos en 1992 sus enormes fraudes; los no menos o más corruptos: el argentino Menem, los mexicanos Salinas, Zedillo, Fox y Calderón, el colombiano Álvaro Uribe, siguen muy activos porque saben que cuentan con gran apoyo institucional y con los EEUU, mientras al pueblo pobre le importa un bledo que hayan saqueado al país y sean responsables de miles de asesinatos y muertes, tal como quisiera ser Fujimori. En Brasil obligaron al presidente a renunciar, en Perú lograron encarcelarlo siendo expresidente, pero en México y Colombia los cinco ex mandatarios andan explicablemente libres y metiéndose en alta política. Se explica porque hay poderosos sectores empresariales, de gobierno y los medios de información que los protegen.

5. La realidad es que Esther Gordillo –aunque para los cientos de miles de maestros de la Coordinadora CNTE fue una nefasta cacique sindical- es una “blanca palomita” comparada con esos cuatro ex presidentes mexicanos, dado que sólo fue una agente de ellos; allá está en chirola purgando sus culpas mientras sus verdaderos jefes están realizando alianzas políticas. Y no piensen que puedo olvidarme de sus funestos 23 años de cacicazgo sindical; lo que yo exijo es que los ex presidentes que tuvieron muchas más culpas se vallan a la cárcel como Fujimori y que les cuelguen aunque sea 25 años a cada uno de ellos. Pero alguien me ha comentado: Peña Nieto no es tonto; sabe que él puede correr la misma suerte y por eso se cuida; ¿Puedes olvidar que Calderón siendo presidente abagó en los EEUU a favor de la protección de Zedillo?

6. Se espera que Ollanta no se deje presionar por los sectores que se hicieron millonarios durante sus dos períodos del gobierno fijimorista. No recuerdo, pero me parece que su hija logró el segundo lugar en votos u obtuvo un alto número en las pasadas elecciones. Parece que los peruanos son como los mexicanos en cuanto a la falta de memoria histórica y muy fáciles de dejarse manipular por los medios de información. ¿Cómo puede crearse o recuperase la confianza en un gobierno que se pasa prometiendo que ahora sí habrá justicia mientras los culpables del desempleo, la miseria, la acumulación de riquezas en unas cuantas manos siguen libres? Felicitemos a Humala por mantener firmeza en su gobierno, pero no confiemos totalmente, porque las presiones ahora se intensificarán más y no sabemos si las podrá resistir. (7/VI/13)