jueves, 20 de junio de 2013

12:43:00
Carlos Loret de Mola Álvarez | Historias de reportero | (20-VI-13)

Un año después de que la escuela en las afueras de Nueva Jerusalén fue destruida e incendiada porque el líder religioso Martín de Tours y sus cercanos afirmaban que la Virgen del Rosario les había advertido que ahí habitaba el demonio (porque se impartía educación laica, amparada por la Constitución), el gobierno de Michoacán inauguró el conjunto educativo La Injertada-La Ermita, que suple los salones derrumbados.

El grupo de Martín de Tours financió la construcción de estas aulas en las que se anuncia habrá clases de jardín de niños, primaria y secundaria, y el gobernador interino del estado, Jesús Reyna, encabezó la inauguración. “Todos contentos”.


Enlace a vídeo Inauguran escuelas en la Nueva Jerusalén

Este arreglo va a tono con la tendencia política nacional. A los que se organizan para defender una causa política, social o hasta religiosa y al hacerlo recurren a la violencia, quebrantan la ley y afectan los derechos de terceros, se les ofrece diálogo, negociación e infinita paciencia de la autoridad, con tal de que ya no hagan olas.

Si a los que roban camiones, secuestran policías, agreden a granaderos, bloquean carreteras y toman casetas se les ofrece diálogo y se deja de lado el castigo judicial por lo que han hecho, resulta natural que se haga lo mismo con los líderes de Nueva Jerusalén.

Horas antes de la inauguración comenzó a circular en los medios michoacanos la versión de que Cruz Cárdenas, uno de los que encabezó a la turba que destruyó la escuela y el único que fue encarcelado por ese hecho, podría quedar en libertad en los próximos días.

Cárdenas podría entonces volver al “cargo” que ocupaba en la población, el de “Encargado del Orden”, con una autoridad que no proviene de ninguna ley, mucho menos de la Constitución estatal ni de una elección, sino de la voluntad de Martín de Tours. En esa encomienda, este personaje encabezaba a un grupo de hombres armados ilegalmente que se dedicaba a intimidar y si era necesario golpear y reprimir a todo aquel habitante de Nueva Jerusalén que se opusiera a los designios del grupo dirigente de la comunidad.

Pero el problema es aún más grave porque el no hacer olas que deja contentos a gobierno y líderes religiosos en Nueva Jerusalén significa dejar intacto el orden que ha permitido que permanezcan en absoluta impunidad numerosas denuncias de abusos sexuales contra niños, niñas y mujeres, así como golpizas, coerciones y hasta un asesinato.

Baratísimo le salió a la camarilla de Martín de Tours aplicar la estrategia del gato. Pagó por el cemento, la grava y, lo más importante, la arena bajo la cual esconderá sus suciedades con la certeza de que nadie lo molestará.

Su poder quedará intacto. Y al gobierno ya no le harán olas.

SACIAMORBOS

Más allá de Turicato se sabe que la mano que mece al autonombrado prelado religioso que tanta polémica y denuncias ha aglutinado tiene añejas huellas aguacateras, priístas y caciquiles a la michoacana. Un hombre que, aunque alejado de los cargos de elección popular, sigue manteniendo poder e influencia. Le recuerdan y le respetan.

0 comentarios:

Publicar un comentario