sábado, 15 de junio de 2013

19:13:00
TEHERÁN, sábado 15 de junio.- El reformista moderado, Hasan Rohani, agradeció al pueblo de Irán su elección como séptimo presidente de la República Islámica en sus 34 años de historia y aseguró que supone la victoria de la moderación sobre el extremismo.

En un mensaje televisado, tras saber que había ganado en primera vuelta las elecciones presidenciales celebradas ayer en Irán, Rohani asevero que "es el triunfo de la sabiduría, la moderación, el desarrollo, la conciencia, el compromiso y la religión sobre el extremismo y la rabia".

Rohani, un clérigo chií, agradeció al líder supremo, ayatolá Ali Hamenei, y a los dirigentes religiosos del régimen teocrático iraní su papel en el sistema e hizo especial referencia a los ex presidentes reformistas moderados, Akbar Hashemi Rafsanyani y Mohamad Jatami, por su apoyo al movimiento que le ha llevado a la Presidencia.

En su mensaje, Rohani tendió la mano a todos los sectores del régimen islámico y le pidió colaboración para su labor de gobierno.


El religioso moderado Hasan Rohani sorprendió este sábado al imponerse en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Irán con 50.68% de los votos, una victoria que marca el regreso de los moderados y los reformadores al gobierno tras años de control del poder por los conservadores.
En su campaña, además de una gestión de expertos para solucionar los problemas económicos del país, Rohani prometió una "interacción constructiva" en política exterior para sacar a Irán del aislamiento y acabar con las sanciones internacionales, un código de Derechos Civiles y promover la situación de la mujer.

Hasan Rohani, único candidato reformista moderado en los comicios de Irán, ha conseguido la Presidencia en primera vuelta al superar 50% de los votos emitidos en las elecciones celebradas ayer en el país.

Rohani venció de forma inesperada al superar en las urnas a cuatro candidatos ultraconservadores principalistas islámicos, considerados los favoritos del régimen, y un tecnócrata, que quedó en sexto y último lugar.

¿Quién es Rohani?

Inmediatamente después de los resultados oficiales, varios miles de iraníes salieron a las calles de Teherán para festejar la victoria. En el centro de la capital, unas mil personas marchaban el sábado por la noche por la avenida Vali Asr, con retratos del nuevo presidente pero también de Jatami y de Rafsanyani, constató la AFP.

Rohani, 64 años, ha ocupado diversos cargos parlamentarios y se desempeñó como jefe negociador nuclear. Ha sabido llegar a los reformistas en los últimos días. Habla con soltura inglés, alemán, francés, ruso y árabe, y tiene un doctorado en leyes de la Universidad Caledonian de Glasgow (Escocia).

La oleada de apoyo que gozó le llegó después de que Mohammad Reza Aref, el único candidato reformista, anunciara el martes pasado que se retiraba de la carrera por consejo del ex presidente reformista Mohamed Jatamí, que entonces decantó su apoyo hacia Rohani.

También tiene el respaldo del ex presidente Akbar Hashemi Rafsanjani, quien representa a otros islamistas moderados y al que se le prohibió participar como candidato en las elecciones.

Rohani aglutinó a grandes multitudes dondequiera que fue durante la campaña electoral, hablando de reformas, prometiendo liberar a los presos políticos, garantizando la defensa de los derechos civiles y prometiendo devolverle “dignidad a la nación”.

En los debates televisados planteó temas tabú, como el enfrentamiento con las potencias mundiales por el programa nuclear, las sanciones internacionales, el estado calamitoso de la economía y el extremo aislamiento de Irán en la comunidad internacional.

También se comprometió a restablecer las relaciones diplomáticas con el viejo enemigo de Irán, Estados Unidos, que cortó las relaciones con el país a raíz de la toma de la embajada de EE.UU. en Teherán por estudiantes islámicos en1979. Rohani instó a los iraníes a votar, diciendo que la línea dura “no quieren que voten, quieren ganar el voto sin desafíos”.

Figura clave

El propio Rohani escogió el color morado como el de su candidatura "para no dar pie a una relación del verde de las elecciones de 2009".

El clérigo es una figura clave en la política iraní. Ocupó diversos cargos parlamentarios como vicepresidente y representante del líder supremo ayatolá Ali Jamenei en el Consejo Supremo de Seguridad Nacional.

Rohani fue jefe negociador nuclear de Irán bajo Jatamí, y actualmente dirige el Centro de Investigación Estratégica del Consejo de Conveniencia (el consejo es un órgano asesor del líder supremo).

Durante las manifestaciones estudiantiles contra el cierre de un periódico reformista en 1999 adoptó una postura firme y no titubeó en decir que los detenidos por el sabotaje y la destrucción de bienes del Estado enfrentarían a la pena de muerte si eran hallados culpables.

Pero más recientemente, apoyó las manifestaciones que estallaron tras las elecciones de 2009 y criticó al gobierno por oponerse a lo que según él es el derecho del pueblo a protestar pacíficamente. Además ha criticado abiertamente el presidente saliente Mahmud Ahmadineyad diciendo que sus “observaciones descuidadas, no calculados y no estudiadas” le han costado muy caro al país. (EFE / BBC)

0 comentarios:

Publicar un comentario