sábado, 10 de agosto de 2019

17:04:00
MIAMI, Florida, 10 de agosto de 2019.- El secretario de Justicia de Estados Unidos, William Barr, ha ordenado una investigación federal del suicidio de Jeffrey Epstein, multimillonario de Palm Beach acusado de tráfico sexual de menores y que fue encontrado sin sentido el sábado por la mañana en su celda en el Centro Correccional de Manhattan, la prisión federal donde esperaba juicio.

Fuentes federales indican que los paramédicos trataron infructuosamente de reanimarlo cuando lo encontraron ahorcado en su celda a eso de las 6:30 a.m.

La instalación es considerada una de las más seguras del país, lo que provoca interrogantes sobre cómo fue posible que Epstein pudo suicidarse.

Epstein, de 66 años, supuestamente trató de suicidarse hace varias semanas, de manera que en cierto momento lo colocaron bajo vigilancia, aunque parece que ya no estaba bajo observación. El Miami Herald no pudo contactar al portavoz de la Oficina Federal de Prisiones, que dirige el centro correccional.

El Departamento de Justicia emitió un comunicado que indica en parte: “Se tomaron de inmediato medidas para reanimarlo... Epstein fue transportado en ambulancia a un hospital cercano y posteriormente el personal del hospital lo declaró muerto”.

Las víctimas y sus familiares quedaron asombradas de conocer su muerte el sábado por la mañana.

Activistas del grupo Hot Mess protestan contra él frente a lo corte federal en Nueva York el 8 de julio. El depredador sexual era amigo de Donald Trump. Cuando salió a la luz la actividad criminal de Jeffrey Epstein con niñas menores de edad, varias de las grandes figuras de la política y las finanzas cercanas el inversor marcaron distancia. Uno de ellos fue el presidente estadounidense Donald Trump, quien en 2002 dijo a la revista New York que conocía a Epstein, “un tipo estupendo”, desde hacía más de 15 años, y que este había visitado varias veces el lujoso club privado del republicano Mar-a-Lago en Palm Beach. “Se dice que le gustan las mujeres hermosas tanto como a mí, y muchas de ellas son más jóvenes”, afirmó Trump. Cuando reabrieron el caso a mediados de este año, el mandatario fue menos generoso: “Lo conocía como lo conocían todos en Palm Beach”. Sostuvo que no hablaban desde hacía 15 años porque se habían peleado. “Yo no era un admirador suyo, eso lo puedo decir”, repetía a los periodistas a principios de julio. Por el momento, Trump no se ha pronunciado sobre el suicidio del financiero.(Texto El País / Getty Images)

Jena-Lisa Jones, de quien Epstein abusó cuando ella tenía 14 años, dijo que Epstein se suicidó por cobarde.

“No lo puedo creer; finalmente estábamos cerca de ver alguna justicia después de tantos años”, dijo, con la voz temblorosa.

Eva Ford, la madre de la víctima Courtney Wild, estaba furiosa.


“¿Cómo alguien tan importante puede suicidarse [en la cárcel bajo vigilancia? Seguro que lo vigilaban a través de cámaras. Seguro que le pagaron a alguien para que no prestara atención”, dijo Ford.

“Yo solamente quería que rindiera cuentas por lo que hizo. No le deseo la muerte a nadie, pero se mató por cobarde”, dijo la víctima Michelle Licata.

Jack Scarola, abogado de Palm Beach quien representa a varias de las víctimas, dijo que es necesario investigar cómo Epstein pudo, otra vez, conseguir que las autoridades se hicieran de la vista gorda.

“Es inexplicable que una persona tan importante en una celda bajo vigilancia pueda suicidarse sin ayuda de nadie”, dijo Scarola.

“Epstein se burló una vez más de sus víctimas. Aunque estoy seguro que ninguna de ellas va a lamentar su muerte, todas lamentan no conocer la información que murió con él. La expectativa es que la muerte de Epstein no descarrile la investigación de otros que participaron en sus actividades delictivas. Hay confabulados identificados y no identificados que es necesario llevar ante la justicia, dijo Scarola.

El secretario de Justicia Barr dijo que ha ordenado al FBI y al inspector general que abran pesquisas separadas de los hechos.

“No puedo creer que a Jeffrey Epstein lo hayan encontrado muerto esta mañana en un suicidio aparente en una prisión federal. La muerte del Sr. Epstein provoca interrogantes serias que hay que aclarar”, dijo Barr en un comunicado el sábado por la tarde.

El suicidio de Epstein ocurre un día después que el Miami Herald y otras organizaciones noticiosas publicaron el contenido de numerosos documentos que describen en detalle cómo operaba el esquema de tráfico sexual de menores.

Los documentos ofrecen prueba —en forma de declaraciones juradas, registros de aviones y declaraciones de testigos— de que Epstein y su supuesta cómplice Ghislaine Maxwell, operaban un esquema internacional de tráfico sexual de menores con la promesa de ayudar a las jovencitas en sus carreras y educación.

El suicidio —pocas semanas después de otro aparente intento por quitarse la vida, elimina la posibilidad de un juicio espectacular por tráfico sexual en que probablemente hubiera declarado numerosos testigos destacados. Epstein tenía una gran cantidad de amigos poderosos en los negocios, la política y los círculos sociales.

Sin embargo, con su muerte, los fiscales federales del distrito sur de Nueva York probablemente se centren ahora su investigación en Maxwell, Sarah Kellen Vickers, Adriana Ross y Lesley Groff, quienes supuestamente ayudaron a Epstein a conseguir jovencitas entre mediados y finales de la década de 2000s. Otra mujer, Nadia Marcinkova, ahora piloto comercial, fue acusada de abusar sexualmente a algunas de las menores.

En noviembre pasado, el Miami Herald publicó una serie de reportajes sobre Epstein que analizaron cómo el fiscal federal del sur de la Florida había negociado un acuerdo de negociación de cargos con con Epstein en 2007 y 2008, a pesar de haber identificado a casi tres docenas de menores que dijeron que fueron objeto de abusos sexuales en su residencia frente el mar.

Como parte del acuerdo, Epstein se declaró culpable de dos cargos menores de prostitución y cumplió 13 meses en la cárcel del Condado Palm Beach, donde le permitieron salir a trabajar a una oficina en el downtown de Palm Beach, vigilado por policías de civil.

El Miami Herald reportó que el equipo de abogados de Epstein, entre ellos los influyentes Alan Dershowitz, Roy Black, Jay Lefkowitz y Kenneth Starr, exigieron que no se informara del acuerdo de negociación de cargos a las jovencitas que lo habían acusado.

Después de los reportajes del Herald, el juez federal de distrito Kenneth Marra falló que el acuerdo con Epstein era ilegal porque infringió la Ley de Derechos de Víctimas de Delitos, que exige que las víctimas sean informadas de cualquier negociación de cargos y audiencias en los tribunales.

El mes pasado, Epstein fue arrestado por autoridades federales al llegar al Aeropuerto de Teterboro en Nueva Jersey en su jet privado, después de una visita a su residencia en París, Francia. Los cargos de esta detención estaban relacionados con los supuestos abusos cometidos años antes en las residencias de Epstein en Palm Beach y Manhattan. Epstein estaba detenido en Nueva York.

Alexander Acosta, el fiscal federal que autorizó el acuerdo de negociación de cargos, renunció como secretario del Trabajo federal después que Epstein fue arrestado. (Julie K. Brown / El Nuevo Herald)

0 comentarios:

Publicar un comentario