sábado, 27 de julio de 2019

22:12:00
CIUDAD DE MÉXICO, 27 de julio de 2019.- El Consejo de Salubridad General y el Consejo Coordinador Empresarial alistan acciones para regular los 12 mil 500 consultorios adyacentes a farmacias (CAFs) que hay en el país, lo que brindará a los pacientes la certeza de que reciben atención de calidad, detalló Patrick Devlyn, presidente de la Comisión de Salud del CCE.

Explicó que la próxima semana comenzarán los trabajos para lograr la certificación de estos establecimientos, que fueron surgiendo por la demanda de servicios de salud de la población, pero que hasta ahora no han sido regulados.

Devlyn dijo que el objetivo principal es "asegurar que se implemente una regulación en la cual el médico, el establecimiento y la farmacia prioricen la calidad en la atención de este primer nivel de atención médica, que es el principal cuello de botella que tiene el sistema público".

Simiconsultorio en Mérida.

Añadió que esta regulación implica darle certeza a la población de que le están recetando lo que necesita y que no le den medicamentos de más sólo por venderle, además, implicará que los médicos estén certificados y que los consultorios estén en condiciones óptimas, entre otros aspectos, ya que se busca que sea un servicio de calidad.


De acuerdo con datos del CCE, en el país hay 12 mil 500 consultorios adyacentes a farmacias, los cuales atienden entre 200 mil y 220 mil personas al día en promedio, cifra mayor a los entre 180 mil y 190 mil pacientes que recibe el Instituto Mexicano del Seguro Social diario.

"Fue una demanda social (el surgimiento de estos consultorios), porque tenemos un gran porcentaje de la población que no tiene derechohabiencia en el IMSS o en el ISSSTE, y aquellos que sí la tienen no veían viable perder todo un día de trabajo para que les receten algo que es muy sencillo y que se puede atender con una simple consulta", dice Devlyn.

Resaltó que estos consultorios adyacentes a farmacias ya alcanzaron un tamaño que necesita ser regulado, pero no truncado, porque si no hubiera estos establecimientos se correría el riesgo de que aumentara significativamente la carga para el IMSS y el ISSSTE.

El presidente de la Comisión de Salud del CCE destacó que la industria privada está abierta para que se lleve a cabo esta regulación en conjunto con el Consejo de Salubridad General, pero sin imponer ni afectar a ninguno de los actores que intervienen. (La Silla Rota)

0 comentarios:

Publicar un comentario